La Subcentral Tariquía orgánica apoya la lucha de las comunidades de Chiquiacá

(Reserva Nacional Tariquía, Tarija). El Ampliado Ordinario de la Subcentral Tariquía, a la cabeza de Paula Gareca, reunido el 4 de noviembre en la Reserva, determinó presentar un Voto Resolutivo en apoyo a las comunidades que en Chiquiacá, (zona de amortiguación de la Reserva),  bloquearon el acceso hacia Entre Ríos, reclamando por el ingreso de “macheteros”, equipos que realizan los primeros trabajos de desarrollo de los proyectos hidrocarburíferos en la Reserva Tariquía. La denuncia realizada por los comunarios de Chiquiacá es que dichas primeras labores se realizaron con el amparo de una “consulta” pública que ellos rechazan por haber tenido un carácter de imposición y con irregularidades.

Aunque sobre las comunidades de la Subcentral Tariquía en resistencia, se ha estrechado el cerco del gobierno y de las empresas petroleras, a través de la creación de una subcentral paralela que obedezca a los intereses de los proyectos hidrocarburíferos, lxs dirigentes orgánicos y legítimos así como las bases se encuentran firmes en su lucha por defender la Reserva y en su solidaridad con las comunidades de Chiquiacá.

La dirigenta Paula Gareca de la Subcentral Tariquía afirmó:

Yo les diría de mi parte que ellos sigan resistiendo la defensa, porque no queda otra de resistir, la defensa. Si bien vienen las empresas para entrar nosotros vamos a tener que levantarnos, (…) porque pensar que el gobierno va a decir que el gobierno va a retirar la empresa es mentira, no nos escucha el gobierno para nada.

Por su parte Francisco Romero de Motoví afirma:

Recién nos hemos enterado de que las empresas habían entrado a las comunidades de Chiquiacá usando no sé qué dirigentes será, seguramente han debido consultar a dirigentes, como siempre lo hacen todo ello, ¿no?, en todos los lugares, pero sabemos que las comunidades se han levantado, han empezado la lucha, aunque todo el mundo, le gobierno siempre ha dicho que tenía vía libre en Chiquiacá, Salinas, en todas las comunidades, ahora se ha visto la realidad, se ha visto como mienten a la población, cómo el alcalde de Padcaya y de la subgobernación, vienen y dicen no allá todo está bien, todos quieren, ustedes son los únicos,  ahora se ha visto que no, yo mi mensaje para los compañeras, las compañeras de Chiquiacá es que sean firmes, que sean fuertes, uno  cuando está haciendo las cosas bien sabe que las cosas le van a salir bien, entonces no ha de que temer, no se hagan convencer, que estén firmes, que defiendan, porque lo que están defendiendo es para sus hijos, para sus nietos para las futuras generaciones, entonces nuestro apoyo moral nuestro apoyo para los compañeros y compañeras de Chiquiacá, les deseamos mucha fuerza para que puedan defender su territorio también.

El Voto Resolutivo convoca a la población a sumarse al apoyo a las comunidades en resistencia en Chiquiacá, frente a los proyectos de exploración y explotación hidrocarburífera.

(Video: Tariquía Hoy)

Anuncios

¿Por qué la necesidad de hablar? La voz de las mujeres en el Foro “Violencia y Extractivismos”

El martes 17 de julio de 2018 se reunieron en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, mujeres diferentes, auto convocadas por las vivencias y acompañamiento a las luchas que resisten a los proyectos extractivos en Bolivia.

La expectativa y la afluencia al foro hicieron visible que hablar entre mujeres, sobre lo que suscita en diversos territorios del país, es una necesidad.  Las diferentes experiencias permitieron también, identificar  las complejidades diversas  que afrontan las mujeres que resisten en contra a los proyectos extractivos. Entre ellas se encuentran mujeres indígenas, campesinas, activistas, feministas, en general de diversos lugares en el territorio nacional.

Las mujeres hablaron de la resistencia en la Amazonia (Hidroeléctrica Chepete y Bala), Chaco y Valles cruceños (Resistencias a la Hidroeléctrica Rositas), el Sur boliviano (Tariquía) y el caso andino con las consecuencias del extractivismo minero.

Entre las vivencias compartidas en  el Foro se identificaron algunos elementos comunes:

1.- La imposición de proyectos extractivos es correlativa a la vulneración de derechos humanos individuales y colectivos como la participación política, el derecho a la consulta previa, el acoso político, ente otros.

2.- Algunas experiencias relataron, que en territorios donde se imponen los proyectos extractivos, las mujeres son despojadas de la Participación Política orgánica, los liderazgos masculinos son los que toman las decisiones, por lo que  se generan otros espacios y formas de alianzas (entre mujeres) que les permiten disputar los espacios de toma de decisiones desde una participación distinta y no desde las tradicionales estructuras verticales.

3.- La defensa de los territorios por parte de las mujeres es generada a través de nuevas formas de tejer y vincular. Las consignas desde las mujeres  son generadas por la defensa de  la vida en sus comunidades y territorios.

4.-Los cuestionamientos que emergen desde las mujeres, desde lo privado a lo público, es acompañado por sentimientos de miedo, humillación, incertidumbre, entre otros. El despojo, del mismo modo, no ocurre al concretarse el proyecto extractivista, sino cuando las mujeres deben abandonar sus espacios comunes; familiares. Es decir ocurre antes, y las incertidumbres generan migraciones campo – ciudad

5.- Las alianzas entre la diversidad de mujeres debe reconocerse en la diferencia, además debatir sobre los distintos mecanismos legales, políticos, económicos y otros para generar fuerza en las luchas.

6.- Las luchas que han encarado las mujeres están siendo sutilmente invisibilizadas por los distintos actores políticos, es necesario generar espacios para hablar de estas alianzas y luchas, no solo para reconocer que existen sino también para informar y generar espacios de diálogo con las mujeres desde los distintos territorios.

El foro fue un intento de abrir un dialogo que demuestra la necesidad de seguir discutiendo en esos términos con las voces de las mujeres como centro.

 

Nota elaborada por: Mujeres, territorio y resistencias.

 

Foro “Violencia y Extractivismos”, (Foto: Mujeres, territorio y resistencias)

El corazón fracturado de la tierra. Fracking y la expansión de la frontera petrolera en Bolivia

 

Una imagen, quiza la más difundida, de lo que significa la explotación intensiva de la tierra por el fracking. (Pozos de Fracking en Estados Unidos, foto: de las Redes)

Acorde a las políticas de exponencial aumento de la frontera petrolera en el país, el pasado jueves 12 de abril, el gobierno boliviano ha firmado un convenio con la empresa canadiense Cancambria, para la exploración de gas esquisto o pizarra en el yacimiento Miraflores, el cual, explica el investigador del CEDIB, Jorge Campanini, está situado en Macharetí en el Chaco Boliviano.

El fracking es una tecnología extrema para la obtención de energía extrema, es decir, no  solo es que ha llegado a usar miles de millones de litros de agua y químicos peligrosos que afectan el bienestar de humanos y no humanos, sino que es una de las formas de sobre explotación y transformación de territorios en zonas de brutal expoliación. Por medio de ella, el mundo capitalista, y multimillonarias empresas transnacionales en particular, sostienen un modelo energético basado en el consumo de combustibles fósiles, contaminantes y responsables del cambio climático.

Sigue leyendo

Comunidades de Tariquía reafirman su lucha por la defensa del agua y la vida

Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía (Foto: Chaski Klandestinx)

El día viernes, 15 de diciembre de 2017, las seis comunidades de la Subcentral Tariquía y el Comité de Defensa, se dieron cita en una Reunión Extraordinaria en la comunidad de Pampa Grande, para reafirmar la defensa de la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía, la cual, desde la aprobación del decreto 2366, se encuentra bajo el peligro de ocupación de empresas petroleras nacionales y extranjeras.

Las comunidades, frente a la firma de acuerdos del gobierno con PETROBRAS, para la exploración hidrocarburífera, han decidido llevar adelante nuevas estrategias de movilización que frenen a las políticas extractivistas del estado que amenazan con el despojo de los territorios. Asi mismo, se denunció que el Servicio Nacional de Áreas Protegidas, SERNAP, intenta imponer un proyecto de turismo empresarial privado:

“Sabemos que nuevamente hay una empresa de turismo que ha incumplido las normas (…) para usufructuar. Estamos en desacuerdo, nos hemos enterado que el SERNAP está empeñado en abrir las puertas”

Al respecto, don Francisco Romero, dirigente de la Sub central Tariquía, anuncia que esperarán las explicaciones necesarias, de lo contrario se movilizarán frente a lo que denominaron un nuevo atropello.

En este escenario, donde también se denunció que la empresa china Synopec, está ofreciendo empleos a los tariquiyeños, con la intención de desmovilizarlos, doña Paula Gareca, ejecutiva de la Subcentral, afirma que:

“El compromiso de las mujeres es seguir llevando adelante la defensa para dejar un futuro para nuestros hijos, para que puedan vivir como nosotros con aire puro, agua y que tengan lo mejor. Asi hacemos esta lucha por nuestros hijos y nietos para que no se pierda el agua que es vida”.

AClaró que esta defensa no es solo para Tariquía sino para todos, y señaló que:

“No vamos a dejar el ingreso de las empresas petroleras y vamos a seguir de pie hasta las últimas consecuencias”.

 

 

CIDOB: LA PENETRACIÓN DEL ESTADO COLONIAL BOLIVIANO EN EL MOVIMIENTO INDÍGENA

Las denuncias anteriores a la gran asamblea nacional de pueblos indígenas (GANPI), predecían el futuro de ésta. Alguien decía que las manos del gobierno se sienten pero no se ven.

Desde el principio hubo amagos de enfrentamiento, alguien con la suficiente imaginación y contacto con altos mandos del gobierno y la policía, hizo que un contingente policial “resguarde” el lugar. Los viejos dirigentes dicen que nunca antes, en la historia de la GANPI, se había visto presencia de la policía en su espacio de dialogo, reflexión y organización.

El Tipnis tiene una fuerza inexplicable, está en nuestra mesa, en los buses, en los colegios, en la memoria y,  estuvo también en la GANPI. Pero fue el tema  tabú, el tema del que todos huían, porque los encara, cuestiona y también los enfrenta. Claro, están en juego todos los territorios indígenas en el hipotético caso de que  partan con una carretera el corazón del Tipnis, y lo saben. Lo saben los dirigentes cooptados por el gobierno y los promotores de la división.

Nadie ahí quería hablar del Tipnis, porque están disfrutando de las pegas, prebendas y bonos que el estado colonial sostiene.

Bertha Bejarano, mujer, Moxeña y ex presidenta de la Novena Marcha, expuso palabra por palabra y mirándolos a los ojos, la amenaza que representa que el gobierno haya intervenido en sus organizaciones y quiera partir el Tipnis con una carretera.

Hay paralelismo impulsado desde el gobierno en las organizaciones de los pueblos ayoreos, yurakares, chiquitanos y guarayos decía un dirigente Guarayo.

En realidad hay paralelismo en casi todas las organizaciones indígenas. La CIDOB que hasta ayer presidía Lucio Ayala, es la paralela a la CIDOB orgánica que preside Adolfo Chávez Beyuma, quien hoy está en la clandestinidad a causa de la persecución que hace el gobierno a la rebeldía de quienes no quieren obedecer a su régimen. Los casos de Cancio Rojas o Félix Becerra Vilcarana, ex Mallkus del Consejo Nacional de ayllus y Markas a del Qullasuyu (CONAMAQ), son otras son otras  crudas pruebas de dicha persecución.

LAS FICHAS DEL GOBIERNO A LA CABEZA DE LA CIDOB.

La noche del 21 de agosto sería algo trascendental para este evento, nos darían señales claras de quienes serían los futuros presidente y vicepresidente de la CIDOB. Las denuncias de los indígenas rebeldes al gobierno eran claras: el ministro de gobierno, Carlos Romero, se reunió con Pedro Vare y Efraín Banderas. La actitud del gobierno no es ajena y no sorprende.

El 13 de agosto, Pedro Vare, presidente de la paralela y masista CPIB, y quien impulsó la anulación de la ley de protección del Tipnis, festejó junto al presidente Evo Morales la promulgación de la ley que quita la intangibilidad al Tipnis y permite la construcción de la carretera por medio del territorio indígena.

Algo pasó en el transcurso del tiempo y no logro entender que fue. Pedro Vare hasta hace no mucho tiempo era enemigo de Evo Morales,  y  tildaba a su gobierno como “narco-gobierno”.

Vare estuvo en la vigilia en la plaza de la ciudad de Trinidad después de la represión que sufrieron los indígenas de la Octava Marcha en Chaparina, era un acérrimo opositor a la carretera por medio del Tipnis, y ahora tiene el aval del gobierno y fue posesionado como presidente de la CIDOB, junto a Efraín Banderas como vicepresidente, igualmente afín al MAS.

El futuro inmediato para los pueblos indígenas es oscuro, tan oscuro, como la pretensión de las empresas petroleras en el Tipnis.

Efrain Banderas nuevo vicepresidente de la CIDOB.

 

LA ORGANIZACIÓN,  LUCHA Y RESISTENCIA.

La CIDOB es la organización más importante de los indígenas de tierras bajas de Bolivia, es a ella que le dedicaron pedazos de sus vidas, paciencia, lucha y resistencia las bases indígenas.

El tejer esta organización costo mucho tiempo, y el gobierno a la cabeza de Evo Morales la destruyó de un plumazo. Es sin duda, un retroceso de muchos años.

Todo termina, y cuando Evo se vaya del poder, las organizaciones indígenas estarán divididas, expuestas, y las heridas tardan en sanar.

Pedro Vare, presidente de la CIDOB, afín al Gobierno central.

 

 

PASO A PASO TARIQUIA SE DEFIENDE

Las Puertas del Tariquia, es un lugar hermoso, llegamos al amanecer y se podían ver las nubes que estaban por debajo de las montañas. Imagina, se ven nubes en toda la extensión del Parque y el sol que sale sobre ellas, es un espectáculo maravilloso.

IMG-20170425-WA0012.jpg

Este hermoso lugar, no sólo alberga flora y fauna, también a varias comunidades marginadas que se ven amenazadas por el incremento de la actividad extractivista y desarrollista en el lugar.

Don Francisco Romero, parte del Comité de Defensa de Tariquia dijo que “este paisaje es hermoso, además dentro de ella viven comunidades olvidadas por el Estado”, ese también es uno de sus reclamos de esta marcha.

IMG-20170425-WA0014.jpg

La marcha encabezada por muchas mujeres de varias comunidades comenzó a las seis de la mañana, son como cinco comunidades.

Son personas de base que están saliendo de comunidades como San José y de más adentro, hay una fuerza de base que se está reorganizando. Son 150 personas en una movilización muy importante porque es una de las primeras veces que bases campesinas se movilizan en contra de un proyecto petrolero.

Las mujeres pusieron toda su inventiva en crear consignas para gritar en la marcha, entonces con esta creatividad subieron toda la cuesta.

La marcha continuó hasta la cumbre que fue un ascenso muy difícil muy escarpado fueron seis horas de camino hasta llegar a la cumbre. Desde las seis de la mañana hasta las doce y media, una caminata difícil. Se hizo un descanso para almorzar y luego, más fácil, se continuó por un camino de bajada.

IMG-20170425-WA0000.jpg

El Estado desplegó una campaña para desmovilizar la marcha.

En el trayecto se visibilizó el despliegue de una serie de estrategias estatales para desmovilizar la marcha. Por ejemplo, llegando a Patcaya algunxs marchistas contaron que el lunes se convocaron a lxs comunarixs de Tariquia para entregar Proyectos de Riego, justo ayer que partía la marcha.

Hoy martes, tanto la subalcaldía de Patcaya como la alcaldía a la que pertenece Tariquia convocaron a los comunarios a la entrega de Plan de Vivienda, pero personalmente y en sus comunidades, otra evidente estrategia para desmovilizar la marcha.

Después, a eso de las dos de la tarde llegó un emisario de un Ministerio para decir que sí, el gobierno estaba dispuesto a hablar con los representantes de la marcha, pero que el diálogo se lo realizaría en Tariquia. Ante estas actitudes la marcha dijo que ellxs ya están movilizadxs, que toda negociación sería en Tarija.

También resaltar el papel del aparato de comunicación estatal como BoliviaTv, arremetió contra los marchistas con preguntas increpadoras ¿si les están obligando a marchar? Además, se observó a agentes de civil intimidando y grabando con sus celulares a la gente de la marcha.

Subcentral busca desprestigiar el mandato de las bases movilizadas en defensa de Tariquia.

Salió un comunicado de dirigentes de la sub central diciendo que “este movimiento en Defensa de Tariquia no es orgánico”.

Ante esto, un dirigente respondió que ellos mandaron votos resolutivos y que siguieron la ley orgánica hasta que se encontraron con la negativa de la Subcentral, que se negó por los favores políticos que se debe al partido de gobierno. No han querido escuchar, ante esto se han tenido que organizar de manera creativa con este Comité de Defensa que logró asociar a sus bases y que tiene participación de una dirigencia de la Subcentral Campesina.

Este dirigente dijo que “lo orgánico se da de abajo hacia arriba y no de arriba hacia abajo como la dirigencia pretende hacer valer”, es decir, no es la aprobación del dirigente de la Subcentral Campesina la que legitima a la marcha, la movilización ya es legítima por estar configurada por las bases y comunarixs.

Proyectos sin socialización

Al no existir información. Mucha gente se preguntó si existía información de lo que sería la represa Carpari, un proyecto puesto en discusión en los años 90. Las personas mayores dijeron que “se rechazó esa represa, pero que en esta ocasión no hubo información”.

Muchas mujeres se enteraron recién, que la previsión de ENDE es terminar la represa Carpari para el 2022 y de ese proyecto tampoco hubo información a los comunarios.

Es decir, no es como dice el gobierno que se afectará una pequeña área llamada Domo Oso de San Telmo, consideradas unas 80 hectáreas de impacto; en realidad son cuatro concesiones del complejo petrolero en Tariquia pero también está el proyecto de la represa de Carpari y seguirán haciendo estudios.

Entonces, es importante dejar claro que todo el territorio está amenazado. El segundo día de marcha terminó a las siete de la noche para pernoctar.