Comunidades de Tariquía reafirman su lucha por la defensa del agua y la vida

Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía (Foto: Chaski Klandestinx)

El día viernes, 15 de diciembre de 2017, las seis comunidades de la Subcentral Tariquía y el Comité de Defensa, se dieron cita en una Reunión Extraordinaria en la comunidad de Pampa Grande, para reafirmar la defensa de la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía, la cual, desde la aprobación del decreto 2366, se encuentra bajo el peligro de ocupación de empresas petroleras nacionales y extranjeras.

Las comunidades, frente a la firma de acuerdos del gobierno con PETROBRAS, para la exploración hidrocarburífera, han decidido llevar adelante nuevas estrategias de movilización que frenen a las políticas extractivistas del estado que amenazan con el despojo de los territorios. Asi mismo, se denunció que el Servicio Nacional de Áreas Protegidas, SERNAP, intenta imponer un proyecto de turismo empresarial privado:

“Sabemos que nuevamente hay una empresa de turismo que ha incumplido las normas (…) para usufructuar. Estamos en desacuerdo, nos hemos enterado que el SERNAP está empeñado en abrir las puertas”

Al respecto, don Francisco Romero, dirigente de la Sub central Tariquía, anuncia que esperarán las explicaciones necesarias, de lo contrario se movilizarán frente a lo que denominaron un nuevo atropello.

En este escenario, donde también se denunció que la empresa china Synopec, está ofreciendo empleos a los tariquiyeños, con la intención de desmovilizarlos, doña Paula Gareca, ejecutiva de la Subcentral, afirma que:

“El compromiso de las mujeres es seguir llevando adelante la defensa para dejar un futuro para nuestros hijos, para que puedan vivir como nosotros con aire puro, agua y que tengan lo mejor. Asi hacemos esta lucha por nuestros hijos y nietos para que no se pierda el agua que es vida”.

AClaró que esta defensa no es solo para Tariquía sino para todos, y señaló que:

“No vamos a dejar el ingreso de las empresas petroleras y vamos a seguir de pie hasta las últimas consecuencias”.

 

 

Anuncios

ETNOCIDIO CONSCIENTE AL PUEBLO PACAHUARA

La etnia Pacahuara fue considerada una de las más numerosas en el pasado. A finales del siglo XVIII ocupaban aproximadamnte la mitad del norte amazónico boliviano y a finales del XIX contaban con 40000 personas. También fue reconocida como una de las más temibles al rechazar las reducciones religiosas. El decaimiento de la Misión de Cavinas en 1790 se debió a los constantes ataques de pacahuaras libres (Erikson, 2009). Sin embargo durante la “fiebre del caucho” (1880 – 1914) fueron diezmados para la ocupación de su territorio, esclavización mediante el trabajo forzado en los gomales e innumerables brotes de epidemias. Faltó poco para su exterminio total.

Bose Yacu. Extraido de: https://sugieroleer.blogspot.com/2012/09/dictadura-de-banzer-acelero-el.html

Hoy en día es considerada una micro-etnia, ya que para el año 2006 contaban con solo 11 personas (Diez, 2006) y para el año 2017 con 4, (El Universal, 2017), por lo cual es  Pueblo Indígena en Situación de Alta Vulnerabilidad en Tierras Bajas, debido a la bajísima densidad poblacional y con escasa posibilidad de reproducción biológica-vegetativa. Estos sobrevivientes son acogidos en territorio de la etnia Chacobo en la provincia Vaca Diez del departamento de Beni.

Las tribus de pacahuaras fueron trasladadas de su hábitat, el río Pacahuara, en avionetas de manera forzada por misioneros evangelistas norteamericanos, como los del Instituto Lingüístico de Verano y Misión Tribus Nuevas desde 1965. Todo este conjunto de factores agresivos y externos desestructuró a la etnia dejándola al borde de la extinción.

La agresión a pueblos minoritarios generados por sectas fundamentalistas,  no debe pasar desapercibida en la historia nacional. A parte de reducirlos físicamente en “campos de concentración”, destruyeron sus sistemas de producción y reproducción social, material y espiritual; anularon su tipo de cohesión social y por ende su singular cultura, reemplazándolos por el fanatismo pentecostal; además de exponerlos a enfermedades desconocidas y fatales. Este régimen de terror representa la extinción de formas de vida y civilizaciones por medio de la evangelización forzada ya que los misioneros consideran un éxito la anulación de sistemas y comportamientos culturales propios de cada etnia, los cuales son calificados con desprecio, manteniendo solamente el dialecto con fines de manipulación.

La etnia Pacahuara a pesar de haber resistido durante siglos los intentos cristianizadores de jesuitas y franciscanos, no pudieron hacer casi nada frente a las reducciones evangelistas norteamericanas, ya que en la época de los sesenta y setenta eran invadidos por avasalladores bolivianos y brasileros con la finalidad de apropiarse de su territorio para la explotación intensiva de madera. Facilitando el asentamiento de capitales para explotación forestal en una zona “desindigenizada” ante la complicidad del Estado en aquella época. Este fue el pretexto para la reducción al pueblo Pacahuara que fue aprovechado por los evangelistas norteamericanos.

Sin embargo, las concesiones forestales en territorio Pacahuara continúan en la actualidad (Sol de Pando, 2013).

La reducción de pueblos indígenas nómadas con el objetivo de evangelización y el avasallamiento de su territorio por medio de contactos forzosos, representan una violación a los derechos humanos, lo cual se enmarca en el Convenio 169 de la OIT.

 

Fuente: EFE – El Universal, Compañía periodística / Cortesía de Wigberto Ribero

EL AISLAMIENTO COMO MEDIDA DE SOBREVIVENCIA

Sin embargo, se afirman diferentes versiones de presencia de familias Pacahuara en aislamiento, que constan de 50 personas (Diez, 2006), aglomeradas en aproximadamente 5 familias (Brackelaire, 2006), altamente vulnerables y en contacto inminente, debido a que la Capitanía Chacobo-Pacahuara estaba buscando contacto en el año 2005 y 2013. Este pueblo en aislamiento deambula en la región de los ríos Negro y Pacahuaras, dentro el municipio de Santa Rosa de Abuná en la provincia Federico Román, en el norte del departamento de Pando (Camacho, 2012). Región que desafortunadamente se encuentra dentro de concesión forestal y colindante con la frontera (ya deforestada) brasilera.

Este tipo de etnia sobreviviente es clasificada como pueblos o segmentos de pueblos en asilamiento (Diez, 2006), lo cual se trataría de pacahuaras que decidieron continuar viviendo en la selva, a pesar que la mayoría de su pueblo se encontraba en contacto permanente con la sociedad hegemónica. Esta estrategia suele ser tomada para evitar ser reducidos nuevamente por las misiones religiosas. Sin embargo, los mismos miembros de pueblos en contacto permanente y en territorios contiguos, son los que reportan la presencia de sus parientes en aislamiento, que se evidencian en avistamientos y encuentros esporádicos y que al mismo tiempo respetan y protegen la decisión del aislamiento como etnia indígena.

Su ubicación en el extremo norte de Pando colindante con Brasil, incrementa su nivel de vulnerabilidad con la implementación de restricciones limítrofes nacionales que invadió su tránsito como tribu nómada dentro de su territorio ancestral, lo cual afecta a su sistema de producción itinerante. Además corren el riesgo de que sus rutas sean intervenidas por el contrabando, narcotráfico y asentamientos de colonos.

 

CONCESIONES FORESTALES EN TERRITORIO DE PACAHUARAS AISLADOS

En el año 2008 la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) informó sobre el asesinato de dos miembros pacahuras no contactados, perpetrado por madereros en el área fronteriza con Brasil (Fischermann, 2009). Es probable que este hecho atroz no sea un caso aislado, es más, existe la posibilidad de que se hayan repetido muchas acciones similares. Ya que los pueblos no contactados por medio de sus dinámicas migratorias estacionales, transitan las zonas altas de los ríos amazónicos, las cuales son igualmente ocupadas por madereros ilegales “y también legales”, esto genera una presión y estrés en indígenas aislados, desencadenando enfrentamientos y muertes, provocando el desplazamiento forzoso y permanente a los indígenas aislados hacia otras zonas.

Según distintas informaciones y compilaciones (Bracklaire, 2006), la región donde habitan pacahuaras en aislamiento entre el rio Negro y rio Pacahuara, cerca de la frontera brasilera, fue cedida en concesiones forestales a las empresas INDUSMAR, CIMAGRO y MABET

EVIDENCIAS Y MEDIDAS DE PROTECCIÓN AL PUEBLO NO CONTACTADO

En los años de 2008 y 2010 se ejecutó el proyecto “Fortaleciendo capacidades para el respeto y defensa de Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario en Pando, Bolivia” por iniciativa de la Central Indígena de Pueblos Originarios de la Amazonia de Pando (CIPOAP) con fondos de Rainforest Foundation Noruega. Donde se determinó la elaboración de un estudio antropológico, apta para realizar una expedición y certificar la ubicación del pueblo aislado.

En el año 2009 se ejecutó la Expedición Pacahuara a solicitud de la CIPOAP con apoyo de FOBOMADE con la finalidad de sistematizar y verificar información sobre indígenas aislados, ya que existían reportes de avistamientos en las zonas de Arroyo Cuyuvin afluente del Rio Negro y en el Rio Pacahuara. El estudio recogió varios testimonios que confirmaron la presencia de aislados, tal como afirma la siguiente sistematización:

“Se procedió a la grabación de varios testimonios con informaciones sobre la presencia de Pacahuaras al interior de la selva. En síntesis, estos testimonios apuntan todos en la misma dirección: cada zafra (recolección) anual de castaña en el monte, hecho que ocurre en la época de lluvias entre noviembre y febrero, cientos de personas ingresan a territorios formalmente deshabitados y vacíos a cumplir esa labor. Cada vez, se reportan hallazgos de huellas, cortes de rama en senderos y de señales de advertencia (palos cruzados). Ellos atribuyen esas evidencias a la presencia de Pacahuaras “libres”. En la mente de los trabajadores de la castaña, (…) existe la convicción firme en la existencia de Pacahuaras al interior de la selva. Desde ya, es obvio decir que ellos son los mejores conocedores de la geografía de esos territorios. Todos están conscientes también de que ese era el hábitat histórico del pueblo Pacahuara y que si grupos o familias siguen habitando allí, es una necesidad protegerlos.”

(Cingolani, 2010 Amazonia blues. Denuncia y poética para salvar a la selva. La Paz, Fobomade, Rainforest Foundation Norway, Página 226).

Sin embargo, no todas las evidencias fueron positivas, ya que debido a invasión de madereros en su territorio, es posible que pacahuaras aislados hayan realizado un gran desplazamiento (más de lo normal) cruzando la frontera brasilera, sin poder determinar las posibilidades de retorno a su territorio natal.

“José Destre Postigo, ex alcalde de Riberalta (…) trabaja en contacto permanente con el pueblo Chacobo, en los ríos Yata, Benicito e Ivón, en cuyo territorio habitan los últimos miembros del pueblo Pacahuara (contactados). (…) Ellos descartan la existencia de grupos de Pacahuaras aislados en el territorio contiguo del departamento de Pando; sin embargo, no descartan que un grupo haya cruzado al Brasil y cuyo destino es completamente incierto. A la vez, Destre apoyó este testimonio con exploraciones encabezadas en el Departamento de Pando desde Riberalta, a través del sector del Río Negro, hasta el Río Abuná, no encontraron ninguna evidencia de presencia humana…”

(Cingolani, 2010 Amazonia blues. Denuncia y poética para salvar a la selva.” (La Paz, Fobomade, Rainforest Foundation Norway, Página 226)

Por tanto, es posible determinar dos hipótesis: a) que los aislados se encuentran en tierras fronterizas del norte de Pando y b) que los pueblos aislados se habían trasladado a Brasil escapando de las concesiones forestales. De todas maneras la CIPOAP identificó amenazas para pueblos aislados, tales como madereros, contrabandistas, narcotraficantes y mineros. Planteando una reserva indígena natural dentro del sistema de áreas protegidas para poder prohibir la presencia de agentes externos proponiendo un área de 375000 ha.

La mencionada propuesta fue reducida en dos oportunidades por parte del INRA, primero a 185,000 ha. por superposición de concesiones forestales y luego a 60,000 ha por la colindancia con comunidades campesinas.

En el año de 2011, durante la “VIII Marcha Indígena por la Defensa del TIPNIS, los Territorios, la Vida, la Dginidad y los Derechos de los pueblos Indigenas”, la CIPOAP logró incluir el respeto al Aislamiento Voluntario del Pueblo Pacahuara en la plataforma de demandas.

El 7 y 8 de diciembre, del mismo año, se realizó en Cobija, el Primer Encuentro por la Defensa de los Pueblos Indígenas Aislados, en Contacto Inicial y en Alto Grado de Vulnerabilidad en la Amazonía y el Gran Chaco. La CIDOB declaró una resolución específica, que propuso la creación de una Zona de Reserva Absoluta Pacahuara (ZRAP) para la protección del territorio por medio de la intangibilidad, además solicitar anular todas la concesiones forestales vigentes.

En febrero de 2013 el Tribunal Constitucional emitió la Sentencia Constitucional 0014/2013-L, contra el INRA y la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), instando que deroguen y paralicen las concesiones forestales por la empresa MABET, en territorio de indígenas aislados pacahuaras, ordenando la garantía de protección del territorio. De esta manera, el tribunal constitucional otorga a la CIPOAP la tutela del Pueblo Indígena en Aislamiento Pacahuara.

LA FARSA DEL PROTECCIONISMO ESTATAL AL PUEBLO PACAHUARA

A pesar que los sobrevivientes de la etnia Pacahuara (contactados en los sesentas) fueron acogidos por los Chacobo y comparten una TIOC en común, que según la ley reconoce la naturaleza colectiva, solo se trata de un reconocimiento de posesión sobre la tierra dentro de la legislación agraria, sin que dicho reconocimiento territorial se considere dentro del aspecto político y administrativo, es decir, no tienen plena capacidad e instancia legal para prohibir factores externos en su territorio. Lo mismo ocurre con zonas de protección para pueblos aislados, a pesar que la delimitación legal de la Zona de Reserva Absoluta Pacahuara (ZRAP) solo quedó en propuesta, debido a los intereses económicos de parte de capitales dedicados a la explotación forestal.

La mencionada Sentencia Constitucional a favor del pueblo Pacahuara no ha sido cumplida a su cabalidad, aún existen concesiones legales vigentes con duración de hasta 40 años. e invasión de madereros ilegales en la ZRAP. Dichas concesiones forestales van en contra de la normativa ambiental por medio de un manejo inadecuado del medio ambiente.

El Pueblo Indígena Aislado Pacahuara en la actualidad se encuentra acorralado e invadido territorialmente por las concesiones forestales, asentamientos de colonos y una frontera brasilera deforestada casi en su totalidad. A pesar que la propuesta de delimitación de la ZRAP tiene la finalidad de brindar un pequeño territorio para preservar la vida de indígenas no contactados, no es territorio suficiente, debido al tipo de vida nómada e itinerante estacionaria que poseen.

Fuente: Elaboración propia en base a información de INRA, Viceministerio de Tierras y FAN (2015) Atlas socio ambiental de tierras bajas y Yungas de Bolivia. Santa Cruz

 

BIBLIOGRAFÍA

1 – Diez Astete, Álvaro (2006). Sobre antropología de urgencia en Bolivia: pueblos étnicos de tierras bajas en situación de alta vulnerabilidad y en aislamiento voluntario. La Paz – Bolivia

2 – Brackelaire, Vincent (2006). Situación de los últimos pueblos indígenas aislados en América Latina

(Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela) Diagnóstico regional para facilitar estrategias de protección. Brasilia.

3 – Camacho Nassar, Carlos (2012). Violencia y etnocidio en tierras bajas. En: Parella, Alejandra (editora).

Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario y Contacto Inicial. IGWIA

4 – Fischermann, Bernd (2009). Pueblos indígenas en aislamiento voluntario en Bolivia. En: Tiempo de los Pueblos No. 3. La Paz, Ministerio de la Presidencia.

5 – Brackelaire, Vincent (2006). Los últimos pueblos indígenas aislados del planeta. Pueblos indígenas no contactados de Bolivia, un tesoro cultural sin protección, Brasilia.

6 – Cingolani, Pablo (2010). Amazonia blues. Denuncia y poética para salvar a la selva. La Paz, Fobomade, Rainforest Foundation Norway.

7 – Agencia de noticias, EL UNIVERSAL, Compañía Periodística Nacional S. A. de C. V. Artículo: Muere Baji, una de las últimas indígenas Pacahuara de Bolivia. 03 de enero 2017

8 – Sol de Pando. 2013. Artículo: Bolivia: Murió Bose Yacu, la última heroína Pacahuara, desterrada de su bosque natal. 27 enero de 2013.

9 – Erikson Philippe. 2009. La reducción imposible. Instituto de Misionologia. Francia

Pueblos indigenas en Bolivia son agredidos por proyectos extractivistas y de megainfraestructura. Entrevista a Maribel Daza, dirigenta de la CPEMB

Santa Cruz, Bolivia. Varios territorios indígenas están bajo asedio y ataque por parte del estado y empresas nacionales y transnacionales. Maribel Daza, dirigenta de la CPEMB, -en el marco del Encuentro de Comunidades Impactadas por el Extractivismo energético y el cambio climático, (Santa Cruz, Bolivia)-, expone la situación que atraviesan territorios indígenas y/o áreas protegidas. Nos habla en particular del TIPNIS, con el avance inminente de obras para el tramo II de la carretera que partiría en dos el territorio indígena.
La resistencia está viva, anuncia, y explica que la perspectiva ya es de articulación con otros pueblos y comunidades que son gravemente amenazados por proyectos hidroeléctricos (Rositas, Chepete – El Bala) y de exploración hidrocarburífera (TAriquía, Tarija).

EXPLORACIÓN DE HIDROCARBUROS AVASALLA TERRITORIO DE PUEBLO INDÍGENA EN AISLAMIENTO “TOROMONA”

Los estudios de exploración de hidrocarburos en la amazonia boliviana, específicamente en el norte de La Paz, han sacado a la luz un tema poco difundido y analizado en la sociedad sudamericana, ya que su información y conocimiento se reduce a algunos medios académicos y pocas entidades no gubernamentales, pues en el ámbito gubernamental, la problemática y protección de Pueblos Indígenas en Aislamiento es un asunto desconocido y olvidado.

Dichos estudios de exploración hidrocarburífera en la cuenca del río Madre de Dios, área Nueva Esperanza, han generado contactos forzosos con un pueblo en aislamiento voluntario, donde según informes de la empresa BGP, la cual se encuentra a cargo del Proyecto de exploración Sísmica 2D de YPFB Corporación, describen diferentes sucesos de contacto respecto al pueblo no contactado y por ende la interrupción de trabajos de exploración. Además se afirma poseer documentación respecto al pueblo Toromona no contactado, plasmado en el Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental Analítico Integral”, según los informes que accedió ANF.

Sin embargo las afirmaciones de delegados gubernamentales reflejan el desconocimiento de normativas y declaraciones precedentes y de la magnitud del problema.  El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Cesar Cocarico, afirma que como ministerio no cuentan con pruebas fidedignas de que miembros de algún Pueblo Indígena en Aislamiento hayan sido los que interrumpieron los trabajos de exploración. De la misma manera, el expresidente de YPFB, Guillermo Achá, negó la existencia de algún Pueblo Indígena no Contactado en la amazonia boliviana, lo cual no debe interrumpir ni modificar los proyectos de exploración de hidrocarburos. Igualmente, algunos medios de comunicación intentaron indagar respecto al tema, preguntando a la actual presidencia de YPFB Corporación, al Viceministro de Justicia Indígena Originario Campesino y al Defensor del Pueblo, donde no se tuvo respuesta alguna, afirmando dichas autoridades, que se trataba de un “tema delicado”.

Lo más preocupante se avecina en un futuro cercano. En fechas 21 al 24 de noviembre del presente año, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra se realizará el IV Foro de Países Exportadores de Gas (FPEG), donde se subastarán 80 áreas aptas para la exploración y producción hidrocarburífera, que incluye la Cuenca Madre de Dios. De esta manera el ministro de hidrocarburos, Luis Sánchez, niega la existencia de algún Pueblo Indígena no Contactado en la Amazonía boliviana, afirmando que es una tergiversación de medios de comunicación.

Paralelamente, la Central de Comunidades Indígenas Tacana Río Madre de Dios (CITRMD) alertó desde hace mucho tiempo atrás, sobre la presencia de indicios y rastros, (huellas, senderos abiertos, ramas rotas, restos de alimentos, avistamientos esporádicos), de pueblos no contactados en la zona del Proyecto de Exploración Sísmica 2D – Cuenca Madre de Dios del Área Nueva Esperanza. La organización indígena anunció en su debido tiempo al Viceministerio de Justicia, Tierra, Medioambiente y Defensoría del Pueblo, que continuar con tareas de exploración hidrocarburífera representa una amenaza de etnocidio a Pueblos Indígenas en Aislamiento, que habitan en dicha región.

Comunarios de la TCO Tacana II afirman que indígenas en aislamiento voluntario deambulan constantemente por aquellas tierras vírgenes de la amazonia, los cuales representan a la etnia no contactada “Toromona”. Comunarios, monitores socio ambientales y dirigencia indígena advirtieron a la estatal YPFB y a la empresa china BGP, de no ingresar a dichas zonas, ya que ponen en riesgo a los no contactados, y por ende, a comunarios tacanas, ya que los pueblos no contactados pueden desencadenar una defensa violenta y represalias al pueblo Tacana debido al contacto forzado. Aun así se ampliaron las zonas de exploración.

MEDIDAS LEGALES PREVENTIVAS Y ACUERDOS INTERNACIONALES Y NACIONALES DE PREVENCIÓN DE ETNOCIDIO

En instancias jurídicas y académicas existe suficiente legislación y precedentes respecto a la protección de Pueblos Indígenas en Aislamiento y específicamente referida al pueblo no contactado Toromona. Esto demuestra la intencionada actitud del sistema estatal de negar la existencia de pueblos no contactados y generar un etnocidio por medio de actividades extractivistas. A pesar que existen las siguientes legislaciones y acuerdos a nivel nacional e internacional, estas se van violando e incumpliendo constantemente.

  • Declaración de Belem (Belem do Pará, Brasil 2005): Bolivia participó en el Primer Encuentro Internacional sobre Pueblos Indígenas Aislados de la Amazonia y del Gran Chaco, dirigida por Sidney Pozzuelo, expresidente de la FUNAI de Brasil y reconocido como el máximo Sertanista que trabajó 40 años en defensa de Pueblos Indígenas Aislados. En dicho encuentro se constituyó la Alianza Internacional para la Protección de los Pueblos Indígenas Aislados y se presentó la Declaración de Belem sobre indígenas aislados. La principal premisa que se determinó fue el No Contacto como medida de evitar nuevos etnocidios y la principal estrategia fue impulsar delimitaciones de territorios intangibles, como medida de protección territorial
  • Artículo 31 de la CPE: Señala que los Pueblos Indígenas en Aislamiento y No Contactados, deben ser protegidos y respetados en su forma de vida colectiva por medio de la delimitación legal de su territorio.
  • Convenio 169 de la OIT y Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas de Naciones Unidas: Ratificados por el Estado boliviano y elevados a rango de Ley Nacional, que determina la protección específica de pueblos tribales a partir del respeto de sus derechos humanos, derechos culturales e identidad con el fin de evitar nuevos etnocidios.
  • Expediciones Madidi (2000 al 2006): Investigaciones Multidisciplinarias con cuatro viajes de expedición, donde incluía investigación etnográfica encabezada por Pablo Cingolani, ex – asesor del gobierno actual y donde recibió la visita del presidente Evo Morales en las regiones de estudio para impulsar un plan de “nacionalización” de fronteras y de áreas protegidas. Por su parte, el inicio de la expedición recibió la declaratoria de “Interés Nacional” por parte de la Cámara de Diputados. Los resultados fueron la identificación de indicios de habitabilidad del pueblo no contactado Toromona, lo cual fue un insumo para la elaboración de la Resolución Nº48 de SERNAP.
  • Resolución Administrativa Nº48 de SERNAP (agosto 2006): Delimitación de la Zona de Reserva Absoluta Toromona (ZRAT) la cual fue elevada a rango de Ley del Estado, dentro el Parque Nacional Madidi, como zona intangible y de protección integral. Con esta resolución se confirma la existencia y habitabilidad del pueblo Toromona no contactado, el cual es calificado como Pueblo Indígena en Aislamiento Voluntario. Paralelamente se anuló la Concesión del Bloque Petrolero Madidi, ya que se superpone a la ZRAT.
  • Ley Nº450: Determina que no es necesario realizar el contacto con algún Pueblo Indígena en Aislamiento Voluntario para poder determinar su reconocimiento y existencia.
  • Seminario Regional para la Protección de los Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial de la Amazonia y el Gran Chaco (noviembre 2006, Santa Cruz): Donde se elaboró políticas de protección y la socialización de la resolución Nº48 de SERNAP, dicha resolución se planteó como un logro del gobierno de Evo Morales. Participaron el Viceministerio de Tierras de Bolivia, el Alto Comisionado de Naciones Unidas, CIDOB y el Grupo de Trabajo Internacional para Asuntos Indígenas (IGWIA).
  • Sentencia Constitucional 0014/2013-L (febrero 2006): El tribunal Constitucional consagra los derechos de los pueblos en aislamiento voluntario, otorgando un fallo a favor de la CIPOAP qué solicitaba la garantía de protección del territorio indígena Pacahuara, el cual fue otorgado en concesión forestal y desplazó a varios de sus integrantes y de la misma manera desconociendo a un segmento de su etnia que se encuentra en aislamiento voluntario.
  • Primer Encuentro por la Defensa de los Pueblos Indígenas Aislados, en contacto inicial y alto grado de vulnerabilidad en la Amazonia y el Gran Chaco (diciembre 2011, Cobija): Donde se ratificó los derechos de los pueblos en aislamiento y la evaluación de la aplicación del Artículo 31 de la CPE y la declaración de los Derechos Humanos respecto a la Autodeterminación de los Pueblos. Igualmente, se impulsó la aprobación de una ley marco de defensa y protección de Pueblos Indígenas en Aislamiento, donde la CIDOB sea participe en la revisión, ajuste y concertación. Paralelamente se proclamó la resolución específica para la protección de los derechos de los toromonas no contactados, donde la ZRAT debe ser resguardada de amenazas de terceras personas, por medio de la intervención de las Fuerzas Armadas de la Nación en coordinación con el SERNAP y demás instancias competentes
  • Encuentro Internacional – Naciones y Pueblos Indígenas Originarios en Situación de Alta Vulnerabilidad y Políticas Publicas (octubre 2016, Santa Cruz): Donde se discutió estrategias de protección y prevención de Pueblos Indígenas no Contactados, en base a los hallazgos de indicios en el norte de La Paz. En el taller participó la oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Bolivia y la Defensoría de Bolivia, la Central de Pueblos Indígenas de La Paz, La Central de Comunidades Indígenas Tacana Rio Madre de Dios, IWGIA y el Viceministerio de Justicia Indígena Originario Campesino.

Estos acontecimientos son apenas unos cuantos que se consagraron, y también existen muchos otros que no se pudieron concretar por el entorpecimiento de la burocracia estatal. Además de existir investigaciones antropológicas realizadas por expertos. El objetivo es poder demostrar que los pueblos no contactados, no son una leyenda, son una realidad tangible que merece el reconocimiento y protección por parte del Estado.

Ante la actual y contundente negación por parte de representantes de gobierno, respecto a la existencia de Pueblos Indígenas en Aislamiento en la amazonia boliviana, vale la pena recordar a dichas autoridades que son aquellas mismas instituciones gubernamentales las que promovieron, aprobaron y ejecutaron legislaciones y eventos en defensa de pueblos no contactados y ahora en una actitud de olvido los niegan, abriendo paso a un posible etnocidio.

 

Zona de Reserva Absoluta Toromona. Sandra Gonzales Casas. Publicado en Informe al defensor del Pueblo. Cuadro de situación de algunos de los pueblos o segmentos de pueblos indígenas aislados en el Estado Plurinacional de Bolivia. Diciembre de 2010

 

PUEBLO NO CONTACTADO TOROMONA EN INMINENTE PELIGRO DE ETNOCIDIO

 A pesar de reportes de presencia de pueblos en aislamiento en áreas de exploración hidrocarburífera, no existieron medidas de carácter preventivo ni mucho menos paralización de actividades. Tomando en cuenta que la dirigencia de la TCO Tacana II objetó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la OEA, respecto a la prohibición de exploración hidrocarburífera en la Cuenca Madre de Dios – Zona Nueva Esperanza. Por su parte el Estado no realizó ningún mecanismo de prevención ni de remediación. Solamente declaró mediante la Procuraduría General del Estado (PGE) qué YPFB Exploración, no vulneró ningún derecho del pueblo indígena no contactado, acatando los protocolos de protección en el trascurso del Proyecto Sismica 2D. Esta declaración se realizó una vez que se terminaron los trabajos de exploración y sin ninguna validez científica apoyada en expertos, ni consensuada con la dirigencia del pueblo Tacana II.

Existe un peligro real para la sobrevivencia del pueblo no contactado Toromona con el ingreso de obreros que pertenecen a la empresa petrolera. Cualquier contacto forzado por foráneos termina con consecuencias catastróficas. Esto porque la introducción de enfermedades es la principal causa de etnocidios en pueblos no contactados, pues ellos no han desarrollado inmunidad biológica contra resfríos corrientes, tales como la gripe, el sarampión, la varicela, el resfriado común, etc. Éstos virus se transmiten fácilmente a través del aire, ríos y vegetación. Los niños, jóvenes y ancianos son los que tienen mayor posibilidad de morir. Para que una etnia gane inmunidad a dichas enfermedades se necesita del transcurso de tres generaciones de contacto intermitente con la sociedad envolvente. Por ende cualquier contacto con foráneos genera epidemias fatales

Tal es el caso del Pueblo Indígena Aislado “Nahua” de la amazonia peruana. A principios de los años ochenta, la petrolera Royal Dutch Shell generó el contacto forzado por medio de una prospección petrolera con este pueblo. En el trascurso de unos cuantos años, más del 60% de la población aborigen habían muerto, debido a la introducción de epidemias mortales.

Son ellos mismos los que deben tomar la decisión de contacto, cualquier ingreso a sus territorios es negar su capacidad de elegir.

 

Toromona. Imagen publicada en la quinta Expedición Madidi y en El Proyecto Toromona

 

NUEVA DELIMITACIÓN DE LA ZONA DE RESERVA ABSOLUTA TOROMONA

Es imperante realizar trabajos de investigación y protección que demuestren las pruebas de existencia y posterior tratamiento, pero que no pretendan el contacto directo con el pueblo no contactado Toromona. Es decir llevar acciones de manera indirecta en el recojo de información. Usualmente un trabajo de localización tarda no menos de tres años (según experiencias en Brasil) e incluye participación de equipos especializados en identificar indicios de indígenas en la selva, con acciones extremadamente cautelosas que garanticen que la región de estudio no es recorrida por los indígenas no contactados en el momento de la expedición. Actualmente se recomienda el uso de geo tecnologías, tales como los Sistemas de Información Geográfica (SIG), Cartografía digital, Sensores Remotos, Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y vuelos de Drones Fotogramétricos.

Entonces la información a recolectar es el mapeo de sus redes de camino para traslados entre aldeas, determinación de las regiones de caza, pesca, sembradíos y recolección de alimentos y materias primas e intentar comprender las dinámicas de los traslados estacionales.

Es muy importante tomar en cuenta que no existen patrones fijos de desplazamiento de esto pueblos nómadas, tampoco conocen fronteras nacionales ni mucho menos límites de reserva territorial impuestos por gobiernos. Este es el problema que actualmente sufre el pueblo no contactado Toromona, ante el avasallamiento de exploración de hidrocarburos, ya que la territorialidad que se les adjudicó no corresponde a su real movilidad.

 La Zona de Reserva Absoluta Toromona (ZRAT) mediante Resolución Nº 48 del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP) que establece y delimita zona de refugio para el segmento étnico toromona no contactado, no corresponde a los desplazamientos nómadas de dicha etnia. Pues los informes de topografía de la empresa petrolera BGP establecen contactos con indígenas aislados en coordenadas UTMWGS-84: Este 572040.12, Norte 8562200.10, lo cual se encuentra a 70 kilómetros de distancia del límite norte de la ZRAT, estableciendo que los indígenas no contactados recorren territorios más allá de la delimitación impuesta por el SERNAP.

Otro dato de relevancia, es la localización de los parques Bahuaja Sonene y Tambopata en Perú, que se encuentran colindantes con el Parque Nacional Madidi (y por ende con la ZRAT) en donde se constituye el Corredor Ecológico de Conservación Vilcabamba-Amboró. En dicha macro región peruana fue objeto de estudio por parte de la Federación Nativa del Rio Madre de Dios y Afluentes (FENAMAD) con la difusión del Estudio Técnico sobre la Presencia de Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario en 2010, afirmando que grupos de indígenas no contactados realizan migraciones estacionales entre ambas áreas protegidas, ya sea del lado boliviano (Parque Nacional Madidi) y peruano (Parque Nacional Bahuaja Sonne). Esto gracias al corredor que se caracteriza por ser aislado geográfica y fisiográficamente, debido a montañas altas en dicha frontera, generando una ruta de migración adecuada para grupos indígenas aislados, la cual coincide con la ZRAT. Entonces, es necesario considerar al área de uso continuo de dichos pueblos y tomarlos en cuenta dentro del monitoreo de áreas naturales protegidas. Este hecho merece un tratamiento de planes y medidas de protección de forma binacional para una adecuada zonificación del área.

Estos antecedentes justifican una nueva delimitación de la ZRAT, que actualmente no es adecuada a las características de movilidad del Pueblo Indígena en Aislamiento “Toromona”, la cual debe poseer un sentido de perpetuidad e intangibilidad ante cualquier intento de actividad en su territorio.

LA PROTECCIÓN DE PUEBLOS INDÍGENAS EN AISLAMIENTO COMO FUNDAMENTO DE PRESERVACIÓN DE LA VIDA

 Finalmente cabe aclarar que los Pueblos Indígenas en Aislamiento no son sociedades “retrasadas” ni “primitivas”, tienen sus propias lenguas, cultura, medicina, mitología y espiritualidad. Propietarios de formas de vida desconocida por la civilización mayoritaria. Tras muchas generaciones continúan viviendo en sus bosques hereditarios. Son contemporáneos de la sociedad hegemónica y esencia vital de la biodiversidad; son los mejores protectores de los recursos naturales y fuentes de vida, en beneficio de la humanidad. Su aprovechamiento de los recursos naturales, su empatía con la naturaleza y adaptaciones a diferentes medios representan un tesoro para la humanidad, el cual debe ser preservado.

 

El Golpe de Estado del 1ro de Noviembre de 1979 en Bolivia: 15 días de resistencia popular

Gente trasladando muertxs y heridxs en las calles. (Foto obtenida de la separata de Última Hora, 1979)

Khaukhits jalanta saraquiristam
Luxllulla Mundutxa,
Taypi Mundutxa sausinasatway”

(De donde has venido?, te preguntare
Del mundo lluvioso,
Del centro de los mundos, debes decirle)

(REZO EN AYMARA DEL DÍA DE LOS MUERTOS)

Del mundo lluvioso del que vienen los muertos el primero de noviembre, llegan desde ese medio día y se van al siguiente, recibiendo los rezos que se entonan en los sepulcros del cementerio o en los altares o “mesas”, “mast´akus”, erigidos en cada casa. Llegan entre flores, las cañas y las figuras hechas de pan recién horneado por las familias que cada primero y dos de noviembre se quedan a acompañar a los muertos, o, por el contrario, se preparan para ser acompañados por ellos.

El tiempo retorna y aquí la muerte significa otra forma de volver y estar presentes.

Estar presentes a pesar de haber pasado treinta y ocho años. Casi cuatro décadas desde la “Masacre de Todos Santos”.

 

El  golpe

Cierta versión de la historia política boliviana funda sus razonamientos en la profunda “inestabilidad” del país en el siglo XX. El “renombre de Bolivia”, -a decir del historiador James Dunkerley-, ante el mundo que llegó a conocerla, no solo radicaba en haber sido uno de los países exportadores de estaño barato durante el siglo pasado, sino en las convulsiones sociales que para unos eran evidencia demasiado patente del atraso de un país de mayorías indígenas. Y esta versión burda del gamonalismo criollo dentro del mismo país respecto a las masivas movilizaciones sociales que estallaron desde el 2000, es hasta ahora la misma: violentos, caóticos y pobres.

En el fondo, lo que para la mirada externa aparece como un agitado “desorden”, es una profunda capacidad de auto-organización comunitaria, campesina y obrera. Es lo que permitió la manera en que estalló y devino la Revolución de 1952, la resistencia en la larga noche de las dictaduras y los levantamientos del 2000 al 2005.

El Coronel Alberto Natusch Busch, era sobrino del conocido militar nacionalista y ex presidente Germán Busch i. Si bien podría decirse que el parecido radicaba únicamente en el apellido, no es lo mas importante. En cambio si lo es señalar que fue parte de un largo y sangriento ciclo de golpes de estado. El “gorilismo” en Bolivia se había iniciado en 1964 con el General Barrientos, continuado con el gobierno de facto de Hugo Bánzer Suárez y terminado con el año de gobierno del General Luis García Meza en 1980 -81.

Desde la caída de Bánzer en 1978, propiciada por una masiva huelga de hambre iniciada por mujeres de las zonas mineras, hasta 1980 existieron 5 presidentes y dos elecciones generales. ¿Un signo de “inestabilidad”? Mas bien, la señal de la constante lucha de un poderoso movimiento obrero y popular aglutinado fundamentalmente en torno a la Central Obrera Boliviana, que brindó cientos de muert@s y detenid@s en los ametrallamientos que realizaba el ejército en cada ocasión en que ocurría un golpe de estado.

Los nuevos golpistas de noviembre a la cabeza de Natusch Busch se apoderaron del Palacio de Gobierno y del tenebroso Ministerio del Interior a las dos de la madrugada del 1o de Noviembre de 1979, deponiendo así de su puesto, al hasta entonces presidente Walter Guevara Arze. Tanquetas y tropas militares bajaron y tomaron de manera subrepticia las calles y avenidas de la ciudad de La Paz, como inicio indiscutible del nuevo golpe de estado.

A las seis de la mañana algunas emisoras radiales lograron transmitir a la población que existía un nuevo Coronel autoproclamado presidente de la Repúblicaii. Sin el carisma de Barrientos, primer militar dictador, Natusch Busch no solo se declaró “institucionalista” sino que proclamó mediante sendos comunicados a la nación que el golpe no era golpe sino otra expresión de su “institucionalismo”.

El golpe urdido, contaba con el apoyo de una fracción de senadores y diputados del Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNR-I) el Movimiento Nacionalista Revolucionario Histórico (MNR-H) y gente de la banzerista Acción Democrática Nacionalista (ADN). Los primeros dos paradójicamente habían sido los desgajamientos del Movimiento Nacionalista Revolucionario, (MNR), el partido hegemónico después de la revolución de 1952, el cual había impulsado a su manera las medidas exigidas y pergeñadas por el movimiento obrero y popular a fines de la primera mitad del siglo XX.

A las ocho de la mañana el país estaba enterado de la nueva asonada. El Cnel. Carlos Mena, a la sazón Ministro del Interior de Natusch, el Comandante del Regimiento Tarapacá, Cnel. Arturo Doria Medina (conocido como el “Mariscal de la Muerte”), junto a la complicidad de los miembros de la nueva dictadura, planificaron la represión atroz que se desató de manera inmediata en por lo menos dos ciudades principales del país: La Paz y Cochabamba.

Afirma Juan, vecino de la Villa Victoria, (populoso barrio fabril de las laderas de la ciudad de La Paz, que el golpe apostaba a ser efectivo y por tanto sus ejecutores estaban dispuestos a matar y aplastar cualquier tipo de resistencia populariii.

El golpe de estado de 1979 que militares y civiles le dieron al gobierno de Walter Guevara, se inició con la ocupación de la Plaza Murillo con tanques de guerra. El golpe fue dado el 1º de noviembre, día de Todos Santos. Toda la gente del país despertó con la noticia del golpe, pues éste se había iniciado en la madrugada de ese día. La sorpresa fue muy grande para todos. El gobierno de Guevara parecía tener una cierta aceptación por parte de la ciudadanía, porque la opción Guevara, presidente del senado, parecía haberle sacado de un empatanamiento al Congreso, porque después de las elecciones generales del mismo año ningún partido tenía la suficiente cantidad de votos para que su candidato asuma la presidencia del país. Entonces, para la población al parecer no había nada que justifique un golpe civil-militar, menos cuando la OEA se estaba reuniendo en La Paz, y mucho menos en pleno día de la fiesta religiosa de Todos Santos. El rechazo popular fue instantáneo. La Central Obrera Boliviana (COB) respondió al golpe con una declaración de un paro nacional de 48 horas (…) Era un golpe de estado para triunfar, era para sacarlo a Guevara y quedarse ahí, fue un golpe duro, o sea como cuando dicen “si yo hago golpe tiene que ser para ganar” (Entrevista a Juan)

En efecto, las primeras medidas de Natusch fueron cerrar el parlamento y decretar Estado de Sitio y la “Ley Marcial” en todo el país. Mediante ambos instrumentos del terror, supuestamente legalizados en la Constitución Política del Estado, podía ejercerse un control efectivo sobre la población, ya que la Ley Marcial permitía a los grupos de militares (o paramilitares) disparar hacia cualquier persona, incluso si ésta se asomaban a las ventanas de su propio domicilio. Así murieron muchos de los asesinados esos días.

A las ocho y media de la mañana del 1ro de noviembre, grupos de personas comenzaron a arremolinarse en el centro de la ciudad. En la histórica Plaza San Francisco y las calles adyacentes, decenas de jóvenes comenzaron a construir barricadas. Algunos las llamaron “barricadas morales” porque no podían ser muy efectivas ante los aviones de combate y el helicóptero artillado que el dictador ordenó salir contra las multitudes. A pesar de esto, la gente estuvo en la calle todos los días para resistir.

Horas más tarde, la dirigencia de la Central Obrera Boliviana convocó a la Huelga y Paro General de 48 horas, que serían luego ampliados. Las disposiciones fueron estrictamente acatadas en varias ciudades del país. De la misma manera y como hecho fundamental la recientemente creada Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, (CSUTCB) a la cabeza de Genaro Flores, apoyaron de manera consecuente todas las medidas antigolpistas. Ante el estupor de no pocos dirigentes obreros, los campesinos de esta organización se declararon en estado de alerta y movilización, siendo también perseguidos por la represión. Era parte de la ruptura del histórico y vergonzante “Pacto militar – campesino” del cual se habían servido las anteriores dictaduras para enfrentar a campesinos con trabajadores mineros.

El ejército, el primer día del golpe, desplazó por las calles tanques y tanquetas Sherman recién adquiridas(i):

– “¡Asesinos!, ¡Asesinos!”

resonaba en todas las calles y bocacalles cuando las personas se paraban frente a los tanques, golpeándolos con los puños y gritando con indignación sus consignas contra los militares.

“Pecho de muralla” decían los viejos combatientes de la revolución del 52. Ahora igualmente ¿que otra cosa se podía ofrecer a las balas y las tanquetas?.

Varios jóvenes continuaban sacando el empedrado de las calles, otros quemaron un automóvil haciendo frente a la represión, otras ocasiones dispersándose y otras tantas volviendo a aglutinarse en todas las esquinas y detrás de cada barricada. Los aviones de combate pasaron rasantes sobre la multitud, por lo menos uno de ellos se dirigió hacia la ciudad de El Alto. Seis horas duró el enfrentamiento, y dos fallecidos luego fueron recogidos cuando las calles pudieron ser despejadas por los soldados.

Foto obtenida de la separata de Última Hora, 1979

En la ciudad de Cochabamba, los obreros de la fábrica de zapatos “Manaco”, junto a estudiantes de secundaria y universitarios, se enfrentaron a las tropas de la Séptima División del Ejército que se habían declarado a favor del golpe, y que había tomado instituciones del estado como la Prefectura y la  Alcaldía. Un muerto y siete heridos quedaron en las calles cochabambinas, mientras las personas observaban el vuelo de otros aviones de combate. Más tarde se desató una persecusión sañuda a los dirigentes fabriles, la cual terminó con la detención de varios de éstos.

La COB se volvió a pronunciar rechazando los allanamientos a la sede sindical de los trabajadores fabriles y los apresamientos ilegales. Sin embargo, fuera de los marcos del sindicato, se estaba gestando una rebelión de las personas que vivían en los barrios pobres de La Paz y El Alto:

Fue una suma de factores digamos. Sin los vecinos, su resistencia, la huelga General de la COB, no hubiera funcionado. Sino fue la reacción de la gente, seguramente tomando en cuenta a la COB, pero tantas directivas de la COB que puede haber y la gente las ignora y las rechaza incluso. Esta vez no. Fueron respaldadas, diríamos, las directivas de la COB, y en otra medida coincidieron simplemente con la decisión de la gente de salir a las calles y no permitir el golpe. La gente se enoja mucho cuando hay muertos de por medio y hubo muchos muertos. Y lo que a la gente le indigna son las muertes sin motivo, es lo que ha ocurrido en Octubre de 2003,. Lo que la gente de los partidos (de izquierda) hizo es salir, pero simplemente se ha tenido que unir pues, no era trabajo de los partidos, ellos se sumaban a las barricadas (Entrevista a Juan)

Efectivamente: A pesar del intento de censura mediática, se reportaron los sucesos posteriores. Los barrios populares de La Paz y El Alto salieron a la lucha:

En Villa Victoria esta populosa villa, dejando de hacer lo cotidianamente suyo, la gente salía a las esquinas de las calles, a comentar el golpe y a expresar su desacuerdo. “¡Los militares van a venir en caimanes (carros de asalto), hay que cavar zanjas!”, “¡Van a venir en tanques!”, se oyeron voces de este tipo. Una de las primeras cuadras en que se cavó una zanja y se levantó una barricada fue en la calle Asunción-Av. República. Luego se cavó zanjas en cada cuadra y a su vez se levantó barricadas,se sabía pues bien que en otras ocasiones de golpe, el ejército se movilizaba en camiones y en tanques livianos para reprimir cruentamente al pueblo.

(…) La resistencia en otros barrios era parecida… parecida a la que hubo por aquí,recuerdo bien en el barrio de Pura Pura, que colinda con Villa Victoria, yo vi cómo el travesaño de puro hierro del desmantelado famoso “puente de Villa Victoria”, puente en reconstrucción que estaba sobre la carretera asfaltada “Naciones Unidas”, que conduce a la “Ceja de El Alto”, su estructura pesaba muchas toneladas y que por su tamaño y peso fue dejado y abandonado a un lado del camino, eso fue levantado por los vecinos para bloquear la carretera. También en la Ceja de El Alto, en la zona Ballivián, lugares que ya se sabía eran de mucha resistencia popular, los vecinos tuvieron que enfrentar con sus propias barricadas los ametrallamientos que hacían desde el aire aviones de combate y un helicóptero artillado, estaban pues dispuestos para barrer a tiros a las masas de alteños, vecinos heroicos.(Entrevista a Juan)

Todos los vecinos de zonas como Villa Victoria y se movilizaron y sacaron todo lo que podían de sus casas para poder hacer las barricadas y las zanjas:

Las herramientas y los materiales aparecían como por encanto. Si hacía falta algún implemento, no faltaba el vecino o la vecina que lo ofrecía. Palas, picotas, madera, palos, alambres, fierros, piedras, llantas de goma. Había que ver a las mujeres de pollera ancianas ofreciendo agua a los que cavaban, a un anciano que sacó llantas viejas de su domicilio. Había que ver a gente de toda edad corriendo y sacando trastos de sus casas, todos ya listos a proveer de lo que fuera necesario para reforzar las barricadas levantadas sobre la misma tierra extraída de las zanjas cavadas. Jóvenes y niños acarreaban piedras desde no se sabía dónde(…)Me acuerdo de doña Rita, esa era pues falangista, (de la Falange Socialista Boliviana – FSB, partido fundado a semejanza del falangismo español), ella estaba igual que todos nosotros. Todos, incluso movimientistas más, (se refiere a gente del Movimiento Nacionalista Revolucionario) Todo el mundo salió a protestar. Ahí esta la solidaridad espontánea de la gente, todos sacaban agua, ¿agua? Hay agua. Había eso que se puede llamar disponibilidad, “No, ¡yo tengo eso!”, y sacan. Lo que hacía falta sacaban de su casas, aparecía nomas, picotas palas… zanjas, zanjas, zanjas, toda la Avenida República estaba con zanjas, yo salí, todo el mundo salió…(Entrevista a Juan)

No hubo una organización desde sindicatos u organizaciones similares, solamente se trataba de la gente que con indignación salía a las calles:

No había organización propiamente, tal vez en El Alto hubiera habido en ese tiempo, tal vez la tradición comunitaria traída desde el campo hubiera dado eso. Pero por aquí no, ningún sindicato, la junta de vecinos no juega, tanto así que si había junta de vecinos su papel dirigente no apareció en absoluto. La respuesta colectiva vecinal fue mas espontánea, la gente se juntaba y salía de sus casas, así como cuando bajan los grupos folklóricos en la calle y la gente sale y se agrupa a ver, era algo así.

Varios días salí, ahí fue emergiendo paulatinamente la movilización, ahí va paulatinamente, había que cuidar las barricadas, las zanjas. La agitación era extraordinaria. Había que darse prisa, ya había pues noticias de que los tanques livianos del ejército ya estaban por el Cementerio, o sea era un lugar que estaba a unas pocas cuadras de aquí, de Villa Victoria. La zanja y la barricada de la calle Asunción en plena avenida ya estaban listas. Me acuerdo que leí en una vieja hoja de cartulina que estaba en la barricada: “Muera el golpe. Natusch, borracho drogadicto degenerado”…era pues bien conocida la fama de Natusch. Ya más allá del medio día ya los tanques livianos militares aparecieron,no por la avenida como se esperaba, sino por el lado de la zona colindante de la zona Mcal. Santa Cruz, al otro lado de la avenida Apumalla. Luego hubo una tanqueta situada a una cuadra y desde ahí dispararon contra la gente que caminaba en la calle Asunción que da a dicha avenida. Ahí fue que uno de los disparos mató a un joven que había sido estudiante del colegio “Franz Tamayo”, que es colegio de Villa Victoria. La mujeres metían a sus hijos pequeños a sus casas. Mucha gente, sobre todo los más jóvenes, ¿no?, aglomerados en las esquinas formando grandes grupos, se quedaron a esperar qué iba a pasar… ya entonces por fin los tanques militares entraron a la villa, haciendo maniobras para eludir las barricadas y las zanjas ¿así no?. Los soldados disparaban. La gente mas bien los recibió desafiante y les gritaban de las esquinas: “¡a-se-sinos!, ¡a-se-sinos!, ¡a-se-sinos!…”. Los militares disparaban, y la gente corría a ponerse a salvo en la calle paralela, se juntaba y volvía a gritar”¡a-se-sinos!, ¡a-se-sinos!, ¡a-se-sinos!…”. Los soldados volvían a disparar, así, los oficiales disparaban a matar, las tanquetas no avanzaron bien, fueron con dificultad o ya luego simplemente no avanzaban. Los vecinos volvían a correr, volvían a gritar, desafiantes ¿no?, algunos entraban a sus casas y volvían a salir, los que eran más audaces arrojaban piedras a las tanquetas. Así, hasta que los militares optaron por retirarse derrotados, porque no quebraron la resistencia de los villavictorianos, no pudieron pues amedrentarnos ni escarmentarnos a los vecinos con muertos ni heridos, como era su propósito. Inmediatamente de que se fueron ya las barricadas fueron reparadas por todos los vecinos en las calles porque los soldados intentaron destruirlas…. El letrero contra el golpista Natusch, ya no estaba, se lo habían llevado… Cuanto tiempo duró… unas dos semanas. Ni un día se descansó. Hubo oposición frontal al golpe, era un golpe sin apoyo, cualquier cálculo que habrían hecho los golpistas no resultó. (Entrevista a Juan)

La resistencia no acabó, la gente no se rendía a pesar de que los informes de Derechos Humanos contabilizan 216 muertos, 76 oficialmente reconocidos y los otros cadáveres restantes desaparecidos. Además de medio millar de heridos, otros tantos desaparecidos y torturad@s.

Las listas que se ponían en la puerta de la morgue, certificaban que allí habían llegado las personas fallecidas durante la resistencia a la cruenta represión:

“Adela Cusicanqui, estaba embarazada de 6 meses, cayó el 4 de noviembre en la Avenida Baptista, presenta disparo de bala, era ama de casa”

“Juan Mendez, desapareció luego haber sido visto herido por las balas de la represión, era carpintero”

“Fidel Tincuta, de nueve años, falleció por disparo de arma de fuego el 5 de noviembre en Chuquiaguillo, estaba pasteando sus burros junto a su hermano menor. Era estudiante”

“Clemente Plata Chavez, cayó herido de bala el 6 de noviembre en la puerta de su casa, es chofer”.

“Mercedes Perez, falleció el 4 de noviembre en Alto Lima (El Alto), la mató una bala disparada por el helicóptero, era vendedora”

…. Brígida, Carlos, Celestina Eduardo, Juan, Julián, Marcelino, Guido, Fanny… obrero, recogedor de basura, empleado, ama de casa, cargador, chofer, estudiante, tejedor, portero, albañil, campesino, estudiante universitario, vendedora…cayó herida por impacto de bala, cayó muert@ por balas dum – dum de fragmentación, desapareció, falleció…

La lista elaborada por la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) se hace muy larga, decenas de nombres y lugares(iv). Historias que se quedaron sin contar, sobre las personas que en El Alto, fueron ametralladas desde el helicóptero que el dictador contrató a la empresa norteamericana “Grover” la cual construía un camino importante en La Paz.

La denuncia que luego fue comprobada en los análisis forenses fue la utilización por el ejército de balas “dum-dum” de fragmentación, las cuales provocaron atroces heridas en los fallecidos y heridos, muchas estallaron recién estando las personas en la sala de urgencias.

L@s herid@s, l@s muert@s, l@s desaparecid@s eran de (y habían caído en) barrios populares: Villa Ballivián, Alto Lima, Ceja de El Alto, Alfonso Ugarte (de El Alto). Avenida Buenos Aires, Chamoco Chico, Villa Antofagasta, El Tejar, Villa Victoria, Munaypata, Río Miraza, Chuquiaguillo, Max Paredes, Challapampa, La Portada, Cancha Bolívar, Zona Cementerio, Río Mihuasa, Garita de Lima, Autopista, Villa Fátima (de La Paz).

Gente enfrentando a los militares en el centro paceño (Foto obtenida de la separata de Última Hora, 1979)

 

Muchos no escaparon de la persecusión y las balas amparadas en la impunidad. Narra Juan, que tres integrantes del Movimiento de Unidad Popular Socialista, (movimiento fundando en 1969), fueron detenidos y golpeados salvajemente, entre ellos se encontraba el economista Eduardo Urquieta, (conocido como Neptal Viris) fundador del MUPS, quien fue torturado en la noche de su apresamiento en la zona de El Tejar (el 5 de noviembre). Luego de golpearlo y destrozarle las piernas a balazos, se lo llevaron aún con vida, a la temida Dirección de Orden Político (DOP), en cuyas instalaciones, como había sucedido en otras dictaduras y con otros presos políticos, fue torturado y finalmente rematado con varios tiros en la cabezav

¿Cuanta gente más cayó torturada y ejecutada por los militares?. Se habló de fosas comunes donde las tropas del ejército hicieron “desaparecer” decenas de cadáveresvi.

Las tropas del “Mariscal de la Muerte” se paseaban en todas las calles de La Paz, como muestra de su desmesurado “patriotismo” hicieron volar parte del edificio de la Central Obrera Boliviana. Un hecho sin duda simbólico pero poco efectivo: la resistencia estaba desplegada en los barrios y aparecía de manera persistente, rebasaba a la estructura sindical obrera.

Natusch Busch se sentía incomprendido y acometido por la injusticia, o al menos eso decía en otro mensaje a la nación publicado días mas tarde en los periódicos de circulación nacional y leído en las emisoras tomadas por los golpistasvii. Este acceso de cierta terneza militaresca no convenció a nadie, y menos aún la propuesta que hizo el dictador sobre conformar un “triunvirato” donde participarían la COB, él en persona representando a las fuerzas armadas y representantes del parlamento. La COB asistió al diálogo suspendiendo la huelga momentáneamente, hecho que le valió la crítica radical del sindicato de trabajadores mineros y los sectores movilizados, quienes mantuvieron incólume la huelga y el paro general, sin aceptar ningún tipo de acercamiento o pacto. Los dirigentes de la COB estaban “bajo un rígido y crítico escrutinio” habían afirmado las bases de los sindicatos minerosviii.

Después de 5 días de una “negociación” que no llegaba a ningún lado, y 15 días de matanza contra el pueblo boliviano, Natusch Busch tuvo que primero retirar las medidas punitivas como la Ley Marcial y luego marcharse. El 16 de noviembre, salió por la puerta de atrás de la historia, si no es que por la ventana, es decir, huyendo. Ante la movilización popular que los golpistas no habían previsto, o que si previeron, habían pensado aplastar fácilmente con el uso inclemente de las balas y sus flamantes tanques y aviones de combate.

¿Una  lucha   por  cuál   democracia?

Luego de 16 días, a la renuncia de Natusch, se posesionó como presidenta interina de la República a Lidia Gueiler. Y la gente recogió y veló  a sus muertos, tras estas nuevas jornadas de lucha “por la democracia”… ¿Cuál democracia?. ¿la que se reduce al hecho enajenante de votar cada cinco años, reproduciendo la dominación estatal? ¿dominación donde  partidos, hasta ahora, son  impulsores de las maneras de explotación, expoliación y despojo de territorios y vidas?

O, por el contrario, si re-memoramos todas las formas diferentes en que en las calles, en barricadas, asambleas, cabildos, se ha deliberado y decidido, luchado y también muerto, ésta es la  memoria vigente de la resistencia popular al golpe de estado de 1979.

Sigue leyendo

AWQAPACHA: La guerra heredada y silenciosa que nos toca

El pasado 15, 16 y 17 de septiembre ChaskiKlandestinx participo en el Encuentro Internacional de Medios: Comunicación y Periodismo con Paz, en Bogota – Colombia. Organizado por Colombia Informa, conto con la partipacion de Plan V, de Ecuador; y Neues Deutschland, de Alemania, Contagio Radio, Trochando Sin Fronteras, NC Noticias, Periferia Prensa Alternativa, Colombia 2020 y el Equipo de Comunicación de la Delegación para los Diálogos de Paz del Ejército de Liberación Nacional -ELN-, entre otrxs.
FotoX Oscar Garzón – REMA -ACPP

La compartición nos acercaba al proceso de paz que vive actualmente Colombia, desde la comunicación popular.

“Siempre tenemos ese componente internacional con la intención de aprender de otras experiencias de comunicación y periodismo popular. Y en esta ocasión bajo la pregunta de la paz en un contexto de solución política del conflicto social, político y armado del país. Nos hemos preguntado si puede ser la paz sin una comunicación y un periodismo que logre romper con el cerco que tienen las organizaciones sociales en el país, que logre establecer otras agendas, otras fuentes que se convierta en un escenario de construcción de paz, y por eso hemos decidido organizar este tercer seminario” (Colombia Informa)

 

A continuación y a modo de compartir nuestro aporte al dichoso encuentro, queremos saludar el hálito tenaz de quienes aún resisten en el ser Autónomao de los medios libres. Salud y Larga Vida!

Foto X Oscar Garzón REMA-ACPP

 

Darnos la posibilidad de nombrarnos, re-pensarnos, compartirnos, cuestionarnos, sobre nuestras labores comunicativas, más allá de nuestros afanes de cobertura y producción parece ser un privilegio a veces imposible, en nuestro complejo entramado de sobrevivencias.

Construir espacios de compartición que permitan encontrarnos y acuerparnos, desde la voz y el quehacer libre y autónomo de construir medios y fines libres, populares, comunitarios, o como se llamen, es no solo saludable sino urgente. El hacerlo con nuestras propias palabras, que revelen nuestros propios procesos y sean fruto de nuestras propias experiencias, son acciones de conciencia y liberación. Así develamos la voz expropiada, reinventando nuestra historicidad, forjando nuestra memoria, creando algo nuevo. Una comunicación distinta, que no está escrita en ningún protocolo, ni impartida en un pensum académico, sino que se reinventa dinámica, creativa.

Nosotrxs no somos solo un canal amplificador de voces condenadas al exilio, sino que de ahí venimos…somos la tierra que nos forja. Hablar de comunicación independiente, implica narrar las realidades de las que venimos, que construimos y destruimos, heredamos y abortamos. Porque mientras estemos imbricados en los procesos sociales, no podremos entendernos sin nombrar el aquí y el ahora del que somos parte.

 

Hemos venido a un encuentro de “Comunicación para la Paz” y nosotrxs, Chaski Clandestinx, aunque suene inaudito, nos hemos nombrado en Awkapacha (Awqa: guerra/ Pacha: Tiempo y Espacio). Porque consideramos necesario renombrar el tiempo que vivimos, desde el territorio que habitamos. Porque debajo la paz que nos venden hay un guerra silenciosa que debe ser evidenciada.

Retomar el conflicto, visibilizarlo, nutrirlo, es la única alternativa de sobrevivencia, que tenemos ante el silenciamiento impuesto. Hacer comunicación es nuestra urgencia de contribuir a la movilización continua, a la sublevación permanente. Entender el conflicto y la guerra no desde la perspectiva occidental de exterminio, sino como un Tinku (encuentro conflictivo) necesario para llegar al Pachakuti (tiempo de transformación), al gran cambio, al caos de la rebelión perpetua, al otro mundo posible.

Pelear es abominable pero tenemos que hacerlo. Persistir en la lucha tratando de que en el medio esté el fin, que en la forma esté el resultado. Que por esto no queremos ser violentos, que por esto no queremos participar en el crimen, pero que tenemos que participar en la lucha que no es pacifista, que no está buscando la pacificación y mucho menos está aceptando un contrato de dominación. Estamos buscando una forma de coexistencia armónica que tiene definiciones de paz muy distintas, en distintos pueblos.

¿Y cómo decir esto sin que suene arrogante frente a, por ejemplo, la realidad de medio oriente? ¿Que podrían decirnos lxs niñxs de Palestina, Irak o Afganistán sobre la guerra y la paz? ¿Qué dirá el pueblo Colombiano sobre guerra y paz después de más 50 años de levantamiento armado, paramilitarismo y extermino? ¿Qué podremos decir nosotrxs desde la mal llamada Bolivia sobre guerra y paz?. Venimos a dialogar, a escuchar. A tratar de comprender ¿cuál es el proceso que están viviendo, y que nombran paz?, ¿qué significa la guerra? ¿Qué nombramos como paz? y ¿cuál es la paz a la que queremos llegar?

Para nosotrxs no es esa Pax occidental, que llega con la conquista, que se impone a punta de cruz y espada. Esa paz eterna que viene luego de una vida de flagelación en la tierra.  Y que termina siendo un contrato social de dominación en la cual no te exterminan a cambio de que te subyugues a ciertas lógicas de silenciamiento y sometimiento. Esa “paz” foránea, superficial, parcial, es un eslogan abstracto, no la conocemos, no la sentimos.

Si bien, nosotrxs no vivimos esta guerra abierta, el paramilitarismo, ni la violencia extrema, la masacre, el bombardeo o las desapariciones masivas forzadas; no quiere decir que la paz exista en nuestros territorios. A veces la violencia de la guerra desmedida impide ver que el enemigo perfeccionó sus tácticas y nos ataca de distintas maneras. Que el exterminio no solo puede ser físico; sino que pueden aniquilar tu alma, extirpar tus sueños, robar tus universos de definición, folcklorizar tus cosmovisiones, expropiar y banalizar tus reivindicaciones. Es una guerra silenciosa, es una guerra heredada, que es importante nombrar y recordar cuando hablamos de paz. La agresión es sistemática y nos jode a todxs.

Y acá no se trata de escoger entre un marido que te mata, uno que te golpea o uno que te manipula, todos representan la misma cara del despojo, del extractivismo, de la militarización, del feminicidio, de la criminalización, de la trata y la muerte. Todas representan el mismo mecanismo de opresión de un enemigo que desde hace 500 años es el mismo. Todos, son rostros distintos de la misma maquinaria bélica.

La violencia existe y es tenaz. Nuestra historia extractivista, hoy más latente que nunca, así lo evidencian.  Con altas y bajas intensidades, con sus particularidades, pero todas con el mismo horizonte de saqueo y violencia como práctica de dominación, es nuestra realidad compartida.  El extractivismo perfora la vida, saquea tu alma, vacía tu entorno, encarcela tu ser, militariza tu territorio, desplaza tu comunidad, criminaliza tu estética, mata tu cuerpo ¿acaso esta no es una guerra?

 

Desde que este mal gobierno llegó al poder, en Bolivia, empezó un largo ciclo de silenciamiento de movimientos sociales y voces disidentes. Un silencio primero esperanzador, luego cómplice, luego muy parecido a la estupidez.

Hasta que el año 2011, llegaron voces desde la Amazonia convocando a una marcha pacífica, denunciando el terrorismo de estado en estos territorios. Saldrían de Trinidad rumbo a La Paz, un 15 de agosto, rememorando la histórica marcha por el “territorio y dignidad” de 1990. Esta movilización desde de tierras bajas tiene, entre otras características, la particularidad de enunciarse pacifica, probablemente por su historia de evangelización, muy distinta a la resistencia bélica de los pueblos de tierras altas que son más guerreristas. Esta protesta que parte desde la asimilación pacífica de la peregrinación y el sacrifico fue a medio camino violentamente reprimida.

Este es el momento específico, que engendró al proyecto de Acción y Comunicación, hoy Chaski Clandestinao. Es decir, fuimos paridxs por un conflicto, una lucha reivindicativa que puso el pasado por delante, que enunció la resistencia desde el cuerpo, que buscó la paz como horizonte, pero lo hizo rompiendo el silencio, y que se encontró con la represión violenta y colonial en el camino.

 

Y es que nosotrxs no nos estamos enfrentando a un gobierno cualquiera, además del viejo aparato militar de siempre, estamos frente a un presidente, exdirigente cocalero, que conoce las lógicas y mecanismos de la organización sindical; contra un vicepresidente, ex guerrillero arrepentido y reformista; frente a un gabinete ministerial, que acompañó procesos de lucha y organización; que por lo tanto conocen muy bien el entramado comunitario y los mecanismos de desorganización.

Entonces, al conocer tan bien al movimiento social, al representar al estado y tener el poder económico, policial y militar, la guerra que hasta antes era más simbólica, aunque no por eso menos violenta, se amplificó a lo legal, a lo judicial, a lo militar, a lo criminal. Y lo peor de todo, es que continúa siendo silenciosa.

En septiembre del 2016 Bolivia firmo un acuerdo de “cooperación militar” con Rusia. Capacitación, intercambio, inteligencia, transferencia tecnológica y material bélico, entre otras, son algunos de los objetivos, en el aun no público acuerdo. Para junio de este año, se infiltro un proyecto de Decreto Supremo, en el cual se daría el control y custodia de empresa e instituciones publicas estratégicas que “cumplen funciones económicas en recursos naturales” a las Fuerzas Armadas. Y nosotrxs nos preguntamos ¿Por qué este incremento de militarización territorial? ¿A quién protegerá el aparato militar? ¿De quién? ¿Contra quién? ¿Bajo qué condiciones?

Recientemente, cuando las organizaciones del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) convocaron a su máximo encuentro orgánico, el “Encuentro de corregidores”, el estado montó un encuentro paralelo (estrategia de la guerra colonial), dividió organizaciones y militarizó el Territorio. Nunca antes se había militarizado un Territorio Comunitario de Origen (TCO), por su condición territorial indígena.

Con la crisis de los precios del petróleo y con la necesidad de solventar el clientelismo del sistema caudillista y la perpetuación del capitalismo, en mayo del 2015 se promulgó un Decreto Supremo en el que se permiten hacer explotaciones hidrocarburiferas en territorios hasta antes salvaguardados como naturales. El 2014, y para continuar con la violencia legal, se aprobaba la Ley de Minería y Metalurgia en la cual el estado se auto otorgó la potestad de apresar, levantar juicios a quien se oponga a la actividad minera, porque es un recurso de “propiedad de la nación boliviana” y porque ir en contra la extracción era ir contra la patria, una traición que se castiga. Entendiendo, para ambos casos, que el subsuelo era propiedad estatal y que las comunidades que habitan milenariamente estas regiones tan solo eran dueñas de un par de metros bajo la tierra que pisan. Es una encrucijada contra la tierra comunal, como lo fue durante el siglo XIX. ¿Esto acaso no es esta la revivificación del viejo discurso de la guerra colonial?

Estos territorios continúan siendo para el imaginario colonizador vaciables, expropiables, despojables. Y ahora nos preguntamos ¿despojables para qué?

Además de las odas al cemento, el culto a la personalidad del caudillo, pago de rentas, prebendas y cooptaciones, gran parte de este dinero es destinado a inversiones exorbitantes de propaganda, a campañas mediáticas de desprestigio de dirigentes, activistas y de movimientos. Se hacen campañas de desinformación y justificación de proyectos extractivos arguyendo que el desarrollo permitirá a las “pobres” comunidades indígenas salir de la pobreza, la incivilización y la barbarie…

Todo esto con producción cinematográfica, con protagonistas blancos y un desarrollo occidentalizado como horizonte. Entonces, nos preguntamos ¿esta guerra mediática no responde acaso a la misma violencia sistemática que vivimos todxs ahora en nuestra América?

El estado se ha vuelto en el principal inversionista de las empresas de comunicación, incluso de los de la vieja derecha empresarial racista. Coaccionó medios para que no cubran ciertas demandas sociales, bajo amenazas de quitarles inversión en propaganda. Llegando incluso a asfixiar a medios de información que se mantenían críticos, influyendo en despidos de periodistas específicos[1].

Por eso, nos hace tanto eco cuando el sub Galeano habla de cuando el capitalismo empezó a lucrar con la no producción, que es aún más rentable callar, no producir, no denunciar, que hacerlo. Porque detrás de ese silencio mediático se puede lucrar aún más que diciendo o haciendo noticia.

Entonces pues, la guerra y la violencia no son solo armadas, la paz capitalista que nos quieren vender es la perpetuación de la impuesta colonial. Algunxs dejaran las armas, incluso aquellxs que se habían mantenido con ellas durante tantos años, pero la guerra no habrá terminado. Porque mientras no exista, como ya se ha dicho acá, justicia y dignidad, la paz seguirá siendo un horizonte que se aleja dos pasos cuando nosotrxs avanzamos uno.

 

¡Pero nosotrxs avanzamos! y eso también hay que nombrarlo, consideramos que cambiar las narrativas de la violencia hegemónica parte por reconocer los procesos creativos de reflorecimiento que atravesamos, que atraviesan los movimientos sociales, indígenas y populares que resisten. Porque no olvidemos que el principal triunfo en una guerra es la desmoralización del enemigo. Y nosotrxs vamos a construir nuestras narrativas denunciando al opresor, pero también reivindicando nuestros triunfos, nuestras posibilidades, nuestros reverdeceres. No nos vamos a quedar en el manto lúgubre derrotero.

Así, acompañamos, los nuevos procesos colectivos de organización que se está viviendo en Bolivia. Por ejemplo, las comunidades de Tariquia, al ver que sus instancias sindicales ya no los representaban, deciden crear un nuevo espacio organizativo: el “Comité de Defensa”, con comunidades de base. O, por ejemplo, cuando las del río Beni y Quiquivey ante la amenaza de la construcción de dos mega represas que inundarían no solo sus comunidades, sino también el área de asentamiento de pueblos en aislamiento voluntario y sus bosques compartidos y ante la traición de CEPILAP, su antigua estructura de representación, deciden conformar la Organización de Mancomunidades de Río Beni y Quiquivey.

O cuando en el TIPNIS desisten de salir en más peregrinaciones, para ahora atrincherarse en su territorio, bloquear los ríos y concretar acciones directas de expropiaciones y enfrentamiento de cuerpo a cuerpo, aun siendo estos milicos o personeros de estado.

O cuando el Concejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyo, CONAMAQ, ante el robo de sus oficinas decide nombrarse cada unx una oficina, y ante la cooptación de sus autoridades potenciar el gran Consejo de Amautas y el de Mujeres y el de Jovenes

En la medida que el estado y el capital perfeccione sus estrategias de invasión y colonización la resistencia ancestral también lo hará.  Y nosotrxs que venimos de ahí, que continuamos ahí, también nos impregnaremos de esta creatividad. Desde las enunciaciones hasta los formatos, desde las formas hasta los fines. De lo que se trata es de voltear el triunfo al despojo, fortalecer los largos procesos de lucha, reivindicar nuestras memoria subterránea, nuestra memoria larga y a nosotrxs con ella. Ser partícipes en todo nivel de los proceso de lucha colectiva, fortalecer el vínculo a partir de la convivencia, posibilitar lazos de comunicación horizontal, seguir poniendo el cuerpo en la calle, en la brecha, en las comunidades, en la internet, buscar esas “alianzas insólitas” que nos hagan temblar para seguir y seguir…que esta larga lucha en la construcción de medios libres, de voces autónomas, aun acaba de continuar…

[1] Los casos mas emblematicos son los de Amalia Pando, Andres Gomez y Wilson Garcia Merida

Otras intervenciones:

Periferia Prensa Alternativa: http://www.colombiainforma.info/comunicacion-y-periodismo-con-paz-comunicacion-popular-para-la-construccion-de-paz/

Equipo de Comunicaciones Trochando Sin Fronteras: http://www.colombiainforma.info/comunicacion-y-periodismo-con-paz-para-narrar-hay-que-tener-una-postura/

Delegación de Diálogo de Paz Ejército de Liberación Nacional: http://www.colombiainforma.info/comunicacion-y-periodismo-con-paz-el-compromiso-es-construir-nuevos-sentidos-comunes-afirma-el-eln/

Los octubres del pueblo: en homenaje a Jorge Frías y Luis Villca Gavincha

 

(Foto: Radio Erbol)

 

Mientras políticos de oposición y oficialismo se llenan la boca de “democracia”, “Che Guevara”, y etc., están muriendo entre penurias lxs verdaderxs luchadorxs que se enfrentaron a las fuerzas represivas.

Con gran pesar, sabemos del fallecimiento de  Jorge Frías, beniano, víctima de la dictadura de Hugo Banzer Suárez, quien murió en la indigencia y el abandono en La Paz. También, a 14 años de la Guerra del Gas, este lunes  falleció  en el olvido Luis Villca Gavincha,  por secuelas de una bala en la cabeza que le disparó el ejército aquel octubre. Ese mismo ejército que Sánchez de Lozada sacó a las calles ese 2003 a nombre de la “democracia”, y que ahora es aliado del gobierno del MAS a nombre de la “democracia”.

Jorge Frías, estuvo preso en la Isla Coatí y protagonizó la famosa fuga de este centro de detención, sin embargo, junto a varios de sus compañeros, no tuvo una respuesta a sus demandas de atención del estado, aunque desde hace cinco años, se instalaron en un plantón frente al Ministerio de Justicia.

Mientras lxs del poder, que robaron la lucha de la gente,  pueden hacerse atender en Cuba o en las mejores clínicas del extranjero o el país, don Luis falleció esperando y pidiendo en vano la atención médica en el Hospital del Norte. Luego de varios años y promesas, la justicia y solidaridad nunca llegaron a muchas de las víctimas y heridos de ese octubre.

EN HOMENAJE A LXS LUCHADORXS JORGE FRÍAS Y LUIS VILLCA GAVINCHA, PRESENTES!!!

OCTUBRE NO SE OLVIDA

La lucha continúa

 

 

Los heridos relatan sus historias

Luís Villca Gavincha

“Este puente que vemos de Río Seco es testigo mudo de los hechos de Octubre de 2003. Un 12 de octubre de 2003 estaba minado de militares como si tuviéramos armas para defendernos; sin embargo, hemos sido masacrados los alteños. Mi persona ha caído a dos cuadras de la planta de alta tensión de Río Seco. Era domingo al medio día, cuando un camión estaba descargando entre 60 a 70 “dálmatas” en una esquina y me encuentro con un militar agarrado de su fusil que estaba cansado que habría llegado de algún Regimiento de provincia, entonces, me lance al militar. Cuando forcejeamos por unos 15 a 20 minutos, el militar, se sentía vencido, ordena disparar a sus camaradas y seis dálmatas se acercan y me disparan en el muslo derecho que tiene una entrada y salida. 

Mi persona ha caído pero los militares cobardemente me rematan en el ojo poniéndome el fusil que tiene una entrada en el ojo y (la bala) se alojó en el cerebro. Quiero decir que no encontramos justicia. Hace años era alegre y vivía feliz en mi hogar, ahora me siento aislado de la sociedad por eso ha cambiado mi vida. Las víctimas de octubre hemos quedado olvidados porque nadie se recuerda de nosotros”.

Testimonio de Luis Villca Gavincha, Fuente: La Patria, octubre 2014

Enlaces:

Excombatiente de ‘guerra del gas. Muere tras esperar tres días atención en Hospital del Norte

Víctima de la dictadura murió en la indigencia y abandono