“Otoño de cempasúchil”: homenaje sonoro y audiovisual a los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos

“Otoño de Cempasúchil”es un homenaje sonoro y visual a los 43 compañeros normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. El cempasúchil, la flor de hermosos anaranjados – amarillos adorna los altares que se ponen en día de muertos, germina su semilla así como la lucha exigiendo justicia y dignidad:

“por qué molesta tanto esta piel morena,
los ojos negros,
las manos gruesas de mi país,
por qué incomoda tanto a la oscura fiera,
la mirada franca de mi raíz.
Desaparecidos somos de esta tierra que ambicionan suya
pero en miles brillamos en las noches claras
como luz en el manto negro, lejos de las ciudades
desaparecidos nuestros cuerpos
en las garras de hambrienta fiera
pero nuestra voz resuena cuando cantan los corazones
cuando las sierras germinan así sean polvo
sus semillas florecen”

Gracias a los compañeros artistas, cantantes, compositores, del Colectivo ENREDADERA, (México y Perú), quienes nos hacen llegar su homenaje artístico.

Nada ni nadie está olvidado, nuestra memoria arde de rabia e indignación.

En Cochabamba, Bolivia la indiferencia no fue y las coincidencias de estas fechas llamaron a reivindicar la memoria, a solidarizarnos y afirmar nuestra Resistencia.

Colectivos e individualidades se manifestaron con mítines, proyección de videos e instalación artística en la plaza Colon de esta ciudad.

Este día decían: repudiamos la represión de los estados, la indiferencia de la ciudadanía, la impunidad,  reivindicamos la memoria y resistimos, en alusión a los 4 años de la represión a los indígenas que marchaban en defensa TIPNIS y de los territorios indígenas comunitarios el 25 de septiembre de 2011, a un mes de la brutal represión a los indígenas de Tacovo Mora que se manifestaban por el derecho a la consulta previa, libre e informada y que además cuestionaban el accionar irrespetuoso e Hipócrita del gobierno boliviano y las empresas petroleras.

La solidaridad y la rabia contenida rompieron Fronteras, porque aquí también tenemos los corazones heridos, la memoria insurrecta y recordamos a los estados que no habrá olvido y que  la solidaridad también va para los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, Mexico.

 

John Copaga llegó a Argentina

Por Chaski Klandestino

BUENOS AIRES, 22 de septiembre de 2015: Aproximadamente a las 3:45 pm, hora Argentina, el compañero John Copaga llegó al Aeropuerto Ezeiza, a 35 kilómetros de la capital federal Buenos Aires, acompañado de sus padres y dos médicos del Seguro Universitario de la UMSS. El  Cónsul boliviano Ramiro Tapia, estuvo presente en el arribo de Copaga y su familia.

Según el médico se cumplieron con los objetivos. Durante el viaje el personal de salud monitoreó el estado de John, quien tuvo una crisis con aumento del ritmo cardiaco, la cual  se resolvió rápidamente con la medicación correspondiente. La llegada a Buenos Aires fue en buenas condiciones, ya que no se requirió dormirlo, básicamente viajó despierto.

La colectividad boliviana que vive en Buenos Aires, en particular de la villa Florencio Varela, en la Gran Buenos Aires, zona donde está el Hospital Néstor Kirchner, consiguieron vivienda de manera momentánea para los padres de John, y se comprometieron a colaborar en todo lo que puedan.

Los padres de Jhon llegan con mucha esperanza y sorpresa por el cambio y el tamaño de esta ciudad mencionan que “si o si regresaremos con nuestro único hijo sano”. Agradecieron a compañeros universitarios que organizaron diversas campañas de apoyo, a la Vanguardia, a la FUL, a autoridades y doctores.

El compañero John Copaga fue herido el 31 de julio, por una granada de gas disparada por la policía en el marco de una toma violenta que realizaron grupos de choque, que, se denunció, fueron contratados por gente del MAS y gente de la otra derecha en la Facultad  de medicina para acabar con la movilización estudiantil, que demandaba que los docentes se sometan a exámenes de competencia.

 

Se nos fue el documentalista Rainer Stöckelmann

Ayer sábado 19, el compañero documentalista Rainer Stockelmann falleció en territorio indígena Yukpas, en lo que ahora es Venezuela. Fiel a su negativa de no acudir a la medicina occidental y consumir drogas de las grandes empresas que lucran con la salud, no asistió al hospital hasta que sus amigos y compañeros lo llevaron de emergencia donde murió en la entrada.

Rainer con su humildad y su negativa a dar entrevistas y figurar en el mundo del espectáculo, pretendió pasar por incognito, como los bellos seres que no buscan el reconocimiento de las luchas y los pueblos que acompañan, sino que se introducen de lleno en ellos, los acompañan desde otro frente con otras armas, desde la memoria, desde cine documental.

Nos deja un legado grande y hermosísimo de documentales, como los que hizo en El salvador, donde  participo como el equipo de camarógrafos del FMLN. Compartió las luchas de Guatemala, México, Cuba, Bolivia, Venezuela, Colombia, Ecuador, Nicaragua, Palestina entre otras.

Desde tu militancia con los pueblos en  lucha, siempre humilde, te abrazamos y en nosotros va también el abrazo fraterno de los zapatistas, de los guerreros y guerreras del agua, del gas, de la dignidad, de la vida y la libertad.

Feliz viaje compañero.

Imagen 035 copy
Primeros intentos de organización la coordinadora antifascista de Cochabamba.  Foto: V.C.

Comunicado colectivo ante agresiones recientes (SubVersiones)

Ya son tres miembros de la Agencia SubVersiones (México) que han sido sujetos de amenazas y hostigamientos varios… El sistema democrático occidental ha demostrado no diferir en nada de los mecanismos de coerción impuestos por los gobiernos fácticos. En Bolivia como en México y en el resto del mundo la persecución, control y deslegitimación del periodismo libre, independiente y autónomo viene anclado a la correspondencia del poder de los gobiernos de turno con los grandes medios de paga. Nosotrxs como Chaskiclandestinx nos manifestamos abiertamente en solidaridad, compromiso y apoyo mutuo con estxs compañerxs y con todo el colectivo de SubVersiones con quienes además de compartir profunda afinidad en medios y luchas, nos unen subterráneos lazos de cariño y complicidad.

 

 

A las organizaciones sociales de abajo y a la izquierda,
A los medios libres mexicanos y transterritoriales,
A lxs adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona,
Al Congreso Nacional Indígena,
A defensores de derechos humanos y libertad de expresión en México y el mundo,
A las personas que nos han brindado su confianza y apoyo.

El lunes 31 de agosto en la Ciudad de México, a plena luz del día y en la vía pública, uno de los integrantes de este colectivo, Heriberto Paredes Coronel, fue amenazado de muerte, hecho documentado por la organización Artículo 19.

Además de Heriberto, dos compañeros más que han decidido mantener su identidad fuera de la vista pública, también fueron amenazados, por lo que nos mantenemos en alerta. Esto no es un hecho aislado, desde mayo del año en curso, participantes de este medio independiente han sido amenazados por motivos relacionados con las labores de comunicación que realizamos.

Como SubVersiones, participamos en el movimiento de medios libres, nos concebimos como colectivo y nos regimos de manera asamblearia. No respondemos a intereses económicos ni a la política hegemónica, en tanto que no somos una empresa de información ni pretendemos lucrar con los contenidos generados. Somos un espacio para investigar, difundir, amplificar voces de lucha y un pequeño espacio de lucha en sí.

Nuestro quehacer se ha convertido en una de las actividades más riesgosas en México, con los fatídicos resultados que conocemos. Durante la administración de Felipe Calderón se registraba un ataque sobre periodistas cada 48.1 horas. Con Peña Nieto, el promedio es de 26.7 horas. Dicho de otro modo, la violencia contra periodistas ha aumentado, y en lo que va de la actual administración priista, se habían documentado hasta marzo de 2015, nueve casos de asesinato a periodistas. De igual manera, resulta indignante el brutal ataque hacia todxs aquellxs que hacen uso de su libertad de expresión y manifestación, como el reciente homicidio de Rubén Espinosa y feminicidios de Nadia Vera, Alejandra Negrete, Mile Martín y Yesenia Quiroz. La situación de violencia extrema y descomposición política y social por la que atraviesa el país –en la que la violencia de Estado se ejerce impune y descaradamente– ha generado que el acto de comunicar, informar o denunciar la crudeza de la realidad y las injusticias a las que nos encontramos sometidos como pueblos implique, desgraciadamente, asumir estas actividades como de alto riesgo.

El que nos estén amenazando nos hace pensar que hemos afectado, aunque sea mínimamente, algunos intereses, ya que muchas de nuestras coberturas son sobre denuncias sociales contra agentes del Estado, injusticias, corrupción, ineptitud o violencia por acción, omisión o aquiescencia. Además, los casos que documentamos no son cubiertos por medios comerciales o, cuando sí, son narrados desde la perspectiva oficialista que tergiversa los hechos a conveniencia y anula las voces de las personas agraviadas. Como medio libre buscamos mostrar las luchas y resistencias de manera honesta y solidaria, siempre desde las perspectivas del abajo que somos.

Los compañeros amenazados han realizado coberturas en diversos estados del país, documentando, por ejemplo, el surgimiento de autodefensas en Michoacán y Guerrero; las problemáticas que consumaron la división de las policías comunitarias en ambos estados; las disputas entre distintos grupos del crimen organizado; al igual que el despojo de tierras y recursos naturales a comunidades campesinas y urbanas. Han documentado la desaparición forzada de muchas personas; las amenazas a otros periodistas y luchadores sociales; han levantado la voz y puesto los reflectores para visibilizar la persecución y la prisión política; han mostrado la violencia de la represión frente a manifestaciones pacíficas y han denunciado la cara criminal del Estado y sus múltiples facetas. Todo su trabajo se encuentra plasmado en nuestra web —subversiones.org— que es un esfuerzo de muchas y muchos más por construir una alternativa de comunicación.

De ahí que intenten doblegarnos, amedrentarnos y querer callarnos a través de amenazas en llamadas telefónicas y encuentros desafortunados; sólo así se puede explicar que sucedan situaciones que generan miedo, incertidumbre, desazón, inseguridad.

Como colectivo continuaremos realizando las labores de comunicación y difusión como hasta ahora lo venimos haciendo. No vamos a permitir que nos callen con amenazas. Como parte de nuestros principios éticos, comunicamos honestamente desde nuestras subjetividades, con ideales de autonomía, libertad y justicia, para romper el cerco mediático generado por la manipulación masiva de los medios de paga que invisibiliza las luchas sociales y los procesos emancipatorios y de autogestión que suceden en un país donde no someterse es el peor de los delitos. Así que les decimos que ante las amenazas, nuestra respuesta será comunicar más, mejor organizados y más unidos.

Condenamos los ataques, la criminalización, los encarcelamientos, desapariciones, asesinatos y otras formas de represión. Sabemos que el Estado se manifiesta de muchas formas, a veces como grupos del crimen organizado, a veces como grupos paramilitares, a veces como agentes negociadores. Desconfiamos del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas así como de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión porque algunos de nostrxs ya hemos pasado por estas instancias y nada se ha resuelto, sólo ineptitud y burocracia hemos encontrado. Sabemos quiénes son los enemigos y ante ello decimos que ni la verdad ni la justicia vendrán de los agresores. Así, hacemos nuestro lo expresado en el más reciente comunicado del EZLN: «de arriba sólo hay que esperar simulación, engaño, impunidad, cinismo».

Por esto es urgente y necesario construir una protección que no venga de las instituciones sino de la gente, de las organizaciones sociales, de las personas que nos han mostrado en estos cinco años de trabajo lo que significa la lucha y el apoyo mutuo para no dar más víctimas y mártires al país. Consideramos que todas y todos debemos organizarnos para resistir la violencia que nos golpea por decir y expresar lo que comunicamos; buscaremos seguir ejerciendo nuestras labores crítica y libremente, a partir del cuidado mutuo, de la preparación, de la construcción de mecanismos que sí respondan a las necesidades que tenemos.

Seguiremos luchando para cooperar en la generación de una comunicación que no esté al servicio del Estado ni de las grandes corporaciones, seguiremos construyendo comunicación desde abajo.

De ellos es la noche, el amanecer es nuestro.

SubVersiones, Agencia Autónoma de Comunicación

extraido de:

http://subversiones.org/archivos/118339